Provenza

Qué ver en la Provenza

Amada en todo el mundo por su increíble variedad de paisajes, la Provenza es una condensación de belleza, ambiente y panoramas naturales incomparables.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

La Provenza es una hermosa región del sur de Francia, enclavada entre la frontera italiana al este y la orilla izquierda del río Ródano al oeste. Amada en todo el mundo por sus vistas de postal, la Provenza abarca una increíble variedad de paisajes: desde los campos de lavanda que se desvanecen en el horizonte hasta los cañones de roca roja del Luberon, desde los lagos turquesa y ríos esmeralda de las gargantas del Verdon hasta las calanques de Marsella, donde podrás zambullirte en un mar cristalino, desde las salinas rosáceas de la Camarga hasta el maquis mediterráneo de la Costa Azul.

Estos panoramas de cuento de hadas se entremezclan con una serie de pueblos encaramados en laderas y hermosas ciudades, ricas en arte, historia y arqueología. Te espera un alboroto de calles empedradas, plazas sombreadas bajo el follaje de los plátanos, flores de colores en las ventanas y fuentes burbujeantes. De Arles a Aix en Provence, de Gordes a Aviñón, de Niza a Antibes, la Provenza es una región que espera ser descubierta y visitada.

Lo que hace que tu viaje sea aún más especial es el ambiente colorista y folclórico provenzal, típico de las ciudades del interior, complementado por la animación de las veladas de moda en la costa. Por no hablar de la cocina exquisitamente mediterránea, los puertos rebosantes de vida, el mar cristalino y algunas de las rutas en coche más fascinantes de Europa.

Aviñón

La joya más brillante de Aviñón es sin duda el Palacio de los Papas: este extraordinario edificio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se construyó a principios del siglo XIV, cuando la Iglesia católica trasladó la corte papal de Roma a Aviñón. Es el mayor palacio gótico de Europa.

A su alrededor se encuentra el hermoso casco antiguo de Aviñón, con vistas al río, formado por pintorescas calles medievales. En julio se celebra aquí el Festival de Aviñón, un festival de teatro, danza y música que atrae a espectadores de toda Europa.

Arlés

A lo largo del plácido delta del río Ródano, Arlés conserva algunos de los vestigios más importantes de la Provenza romana, que narran los acontecimientos de un pasado glorioso: no te pierdas el Teatro Romano y la Arena, muy similar al Coliseo de Roma, que fue testigo de los juegos y las luchas de gladiadores durante más de 400 años.

La animada vida de Arlés, profundamente entrelazada con la cultura gitana, también encanta a los turistas de toda Europa: su encantador centro histórico fue muy querido por Vincent Van Gogh, que vivió aquí los últimos años de su vida y encontró inspiración en las numerosas vistas pintorescas de la ciudad.

Marsella

A menudo llamada la Nápoles de Francia, Marsella es una ciudad con vocación multiétnica: en su laberinto de callejuelas pintorescas conviven gentes de todo el mundo, creando un ambiente único.

De hecho, Marsella es una auténtica ciudad portuaria mediterránea, caracterizada por un puerto animado, un ambiente cosmopolita, una vida transversal: antes era una ciudad peligrosa y crítica, pero en los últimos años ha podido iniciar un proceso de reurbanización para abrirse al turismo.

Hoy en día, ya no es desaconsejable pasear por el barrio histórico de Le Panier para encontrar zocos árabes tradicionales y degustar platos tradicionales argelinos. No te pierdas una parada en un restaurante frente al mar en el Vieux Port (Puerto Viejo) para degustar la especialidad marsellesa de la bullabesa, un exquisito guiso de pescado.

Aix-en-Provence

Aix-en-Provence tiene toda la elegancia de París combinada con la calidez del sur de Francia. Esta tradicional ciudad provenzal se distingue por sus bulevares arbolados, plazas sombreadas y fuentes ornamentadas.

Por las calles del casco antiguo se respira la animación de sus mercados y su profunda conexión con el arte: esta ciudad inspiró a grandes pintores como Cézanne, que eligió vivir aquí e inmortalizar paisajes provenzales como el Monte Sainte-Victoire, detrás de Aix-en-Provence.

Orange

Conocida por sus ruinas romanas, Orange está situada en la región de Haut-Vaucluse de Provenza, una zona que floreció durante la Antigüedad clásica.

El Teatro Antiguo, del siglo I d.C., es testigo de este antiguo patrimonio. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los teatros mejor conservados de Europa y conserva intactas sus decoraciones. Durante la época romana, multitudes de más de 7.000 espectadores acudían al teatro para ver comedias, tragedias, espectáculos de danza, acrobacias y malabares.

Tampoco hay que perderse los otros yacimientos de la zona arqueológica: el Arco del Triunfo, dedicado al emperador de la antigua Roma Tiberio, y el Hemiciclo, las ruinas de un templo romano adyacente al teatro.

Les-Baux-de-Provence

Encaramada en una meseta rocosa que domina un tranquilo valle, Les Baux-de-Provence está situada en el corazón de los Alpilles y ofrece las mejores vistas del Mont Ventoux, el Luberon en el Haut-Vaucluse, el valle del Ródano, Aix-en-Provence y Arles.

Catalogado como uno de los pueblos más bonitos de Francia, Les Baux-de-Provence destaca por sus encantadores edificios antiguos de piedra, sus plazas sombreadas y sus terrazas llenas de fragantes flores. Deambulando por las viejas calles empedradas, encontrarás encantadores cafés, pequeñas boutiques y acogedoras galerías de arte.

No te pierdas las ruinas del Château des Baux y su ciudadela, que parecen formar parte del escarpado acantilado de piedra caliza. Aparcando en la parte baja del pueblo, puedes subir al pueblo histórico: un salto atrás en el tiempo hasta la Edad Media, para conocer e imaginar la cultura trovadoresca de caballería y poesía amorosa que floreció en esta zona en los siglos XII y XIII.

Abadía de Sénanque y campos de lavanda

7Abbaye de Sénanque, 84220 Gordes, France

La Abadía de Sénanque, a cinco kilómetros de Gordes, está enclavada en un valle cubierto de campos de lavanda: aquí podrás captar una de las vistas más famosas de la Provenza. Este edificio románico del siglo XII está considerado una de las abadías más interesantes de Francia. Su armoniosa arquitectura refleja los conceptos cistercienses de aislamiento, sencillez y espiritualidad.

Te recomendamos que explores el valle que rodea la abadía, a la caza de rincones fotogénicos: entre julio y agosto, los campos se iluminan con los colores de la lavanda, un derroche de belleza sin igual. Nuestro consejo es que sigas la carretera de la lavanda, una ruta que te llevará a los lugares más bellos de la Provenza y a sus pintorescos pueblos.

Valensole

La meseta de Valensole es la quintaesencia de la Provenza: en julio las extensiones de campos de lavanda están en flor y si conduces por los alrededores podrás detenerte y hacer maravillosas fotografías. De hecho, es en esta zona donde encontrarás la mayor concentración de campos de lavanda, que se extienden hasta donde alcanza la vista y ofrecen unas vistas impresionantes, sobre todo con la cálida luz del atardecer.

Las granjas y destilerías de lavanda están diseminadas por toda la región de Valensole, donde se venden muchos productos de lavanda, como aceites esenciales, aguas perfumadas, jabones e incluso helados. Uno de nuestros campos favoritos se encuentra a lo largo de la Route d’Oraison, pero puedes encontrar muchos en los pueblos de Riez, Valensole y Forcalquier.

Gordes

El característico pueblo encaramado de Gordes está magníficamente situado en el Parque Natural Regional del Luberon, Patrimonio Mundial de la UNESCO, una zona montañosa, salvaje y escarpada.

Gracias a su pintoresca ubicación en lo alto de una colina y a su bella arquitectura, Gordes ha sido nombrado uno de los Plus Beaux Villages de France y muchos artistas, como Victor Vasarély y Marc Chagall, han encontrado aquí inspiración para sus cuadros.

Roussillon

El encantador pueblo de Roussillon es famoso por su paleta de colores única, que deriva del suelo sobre el que está construido. Los depósitos de ocre de la tierra hacen que esta zona del Luberon brille con un intenso color ámbar. Las casas del pueblo están revestidas de un enlucido ocre tradicional, que proporciona resistencia al sol abrasador y crea un vibrante contraste con la vegetación de un verde intenso que rodea el pueblo.

Este es el punto de partida de la famosa Senda del Ocre, un sendero que serpentea por los acantilados coloreados del interior de una antigua mina de ocre: aquí los colores son absolutamente excepcionales y el cañón ofrece destellos de increíble belleza, en todos los tonos de amarillo, naranja y rojo.

L'Isle-sur-la-Sorgue

Isle-sur-La Sorgue es un pueblecito con un ambiente exquisitamente provenzal: construido sobre canales, entremezclado con antiguos molinos de agua cubiertos de verdes enredaderas, el pueblo es una de las postales más bellas de la Provenza.

No te pierdas el mercado flotante: cada año, el primer domingo de agosto, los productores locales, ataviados con sus mejores ropas tradicionales, se deslizan en barcas planas de una orilla a otra a la llamada del público. Venden lo mejor de los colores y aromas provenzales: frutas y verduras, ramos de flores, quesos, vino, pan y aceitunas.

Saintes-Maries-de-la-Mer y la Camarga

No puedes planificar un viaje por la Provenza sin pasar algún tiempo en el espectacular paisaje de la Camarga, un mundo aparte en la región de Provenza: te dejarán sin palabras los paisajes pantanosos, los pueblos pesqueros, las lagunas donde se detienen grupos de flamencos rosas y los grandes campos por donde corren caballos y toros blancos, principales símbolos de la región.

Tampoco puedes perderte una visita a Saintes-Maries-de-la-Mer, la ciudad más importante de la zona, meca de los peregrinos gitanos y pueblo encantador donde se celebran corridas de toros no sangrientas y carreras de caballos al estilo de la Camarga.

Gargantas del Verdon

13Gole del Verdon, Francia

Para los amantes del senderismo, los deportes acuáticos y las carreteras sinuosas y pintorescas, la excursión a las gargantas del Verdon, un impresionante cañón en cuyo fondo serpentea el curso verde esmeralda del río Verdon, es imprescindible.

Te esperan impresionantes panorámicas y la posibilidad de adentrarte en sus rincones más ocultos en canoa o a pie.

Saint Paul de Vence

El pueblo medieval de ensueño de Saint Paul de Vence está encaramado a una colina y rodeado por un anillo de murallas perfectamente conservadas. Destino obligado de la Provenza, Saint-Paul de Vence suele estar abarrotado de turistas, que se desvían de las atracciones cercanas de la Costa Azul.

De hecho, el pueblo está a menos de 20 kilómetros de las estaciones balnearias más famosas de la Costa Azul, como Niza y Antibes. A pesar de estas ciudades mundanas, el tiempo parece haberse detenido en Saint-Paul de Vence. Al entrar por las antiguas puertas de la ciudad, te transportarás a un lugar mágico, formado por laberínticas calles empedradas, pequeñas callejuelas, tramos de escaleras y diminutas plazas adornadas con fuentes burbujeantes.

Costa Azul

15Costa Azzurra, Francia

El tramo de costa entre la frontera italiana y Marsella es conocido por todos como la Costa Azul: un magnífico litoral conocido en todo el mundo por su encanto y belleza. Desde las playas y paseos marítimos de Cannes y Mónaco hasta los campos de lavanda de Grasse y los pueblos medievales de Èze, hay un sinfín de lugares que explorar, sobre todo en verano.

No olvidemos algunas ciudades llenas de vida social y carácter, como Menton, con más de 316 días de sol al año, jardines excepcionales y cocina franco-italiana de calidad; Antibes, con su pintoresco casco antiguo, el Cours Masséna, el mercado de alimentos provenzales y el Museo Picasso; y Saint Tropez, con sus colores pastel e innumerables bares con vistas al puerto rebosante de yates.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Artículos relacionados

Costa Azul

Costa Azul

La Costa Azul alberga numerosos lugares maravillosos, en una combinación perfecta de exuberantes parajes naturales, arte, historia y ciudades mundanas.
Alta Provenza y Altos Alpes

Alta Provenza y Altos Alpes

La Alta Provenza representa el territorio más accidentado y al mismo tiempo más auténtico de toda la región.
Camarga

Camarga

Meca de la cultura gitana y provenzal, la Camarga es conocida por su naturaleza salvaje, tierra de flamencos rosas, toros y caballos en libertad.
Luberon

Luberon

Este rincón de la Provenza, donde el aire es el más puro de Europa, fascina por la variedad de sus paisajes.
Vaucluse

Vaucluse

El Vaucluse es una región que no debes perderte en ningún viaje a la Provenza: desde el Palacio de los Papas de Aviñón hasta L'Isle-sur-la-Sorgue, pasando por los numerosos pueblos y ciudades fortificados.
Parque Nacional de Mercantour

Parque Nacional de Mercantour

El Parque Nacional del Mercantour, en la frontera con Italia, es una joya de la naturaleza, un destino ideal para los amantes de la montaña y los deportes al aire libre.