París

Palacio de Versalles

El Palacio de Versalles es una obra maestra de la arquitectura francesa e incluye no sólo el palacio real, sino también espectaculares jardines y una inmensa finca.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Palacio de Versalles es uno de los mejores logros del arte francés del siglo XVII. Esta inmensa finca, construida en torno a la residencia real, cuenta con magníficos jardines, fuentes, terrazas, canales y avenidas enriquecidos con preciosas muestras florales.

El antiguo pabellón de caza de Luis XIII fue transformado y ampliado por su hijo Luis XIV, el Rey Sol, que estableció aquí su corte y gobierno en 1682, creando un lugar de poder, ceremonias, fiestas y perdición hasta la Revolución Francesa. Todos los reyes de Francia que pasaron por aquí aportaron mejoras, ampliaciones y embellecimientos al castillo.

Versalles no es sólo el castillo que una vez habitaron reyes y reinas, sino también un increíble museo dedicado a la Historia de Francia, que alberga una colección de unas 60.000 obras.

El Palacio de Versalles consta de varias zonas: el palacio real, los hermosos jardines, los palacios menores del Gran Trianón y el Pequeño Trianón, la aldea de la reina y las caballerizas.

El Palacio de Versalles

El palacio, o château, de Versalles es una residencia inmensa: piensa que contiene unas 2.300 habitaciones, 1.000 de las cuales se pueden visitar, repartidas en 63.154 metros cuadrados. Deberías disponer de una hora y media sólo para visitar el edificio.

El recorrido por el interior es obligatorio y te permitirá admirar algunas partes realmente asombrosas, que te dejarán boquiabierto ante la magnificencia y elegancia de la vida cortesana. Echemos un vistazo a las salas más importantes y famosas.

El apartamento del Rey

Esta prestigiosa suite compuesta por siete salones tenía una función representativa, es decir, era el lugar de los actos oficiales y públicos del soberano. Por esta razón, recibió una decoración muy rica, siguiendo el modelo italiano entonces muy en boga en la corte: revestimientos de mármol y techos pintados.

Durante el día, el Gran Apartamento estaba abierto a todos los cortesanos, que podían ver al rey y a la familia real. En sus siete salas, con nombres simbólicos tomados de la mitología clásica -Hércules, Abundancia, Venus, Diana, Marte, Mercurio y Apolo-, se celebraban grandes banquetes.

No muy lejos, verás también el Petit Appartement du Roi, donde se guardaban sus pertenencias más íntimas. Compuesto por seis habitaciones con dos antecámaras y el dormitorio, ricamente decorado, el apartamento del rey contaba con un despacho, el Gabinete del Consejo y el Gabinete de Términos, utilizados por el rey para cambiarse de trajes y pelucas lejos de las miradas de la corte.

La Galería de los Espejos

Es la pieza central y la sala más famosa del Palacio de Versalles, situada en el primer apartamento del inmenso edificio. Deslumbra y encanta a los visitantes con su impresionante vista: construida entre 1678 y 1684, mide más de 73 metros de largo y 10 de ancho, tiene 17 ventanas y 357 espejos, de donde toma su nombre. Para realzar aún más el brillo y la belleza del lugar, la sala tiene vistas a los majestuosos jardines de Versalles.

El Salón de los Espejos se utilizaba a diario como lugar de paso, espera y reunión, frecuentado por los cortesanos y el público visitante. Sólo excepcionalmente se utilizaba como sala de ceremonias, cuando los soberanos querían dar el máximo esplendor a los espectáculos (bailes o juegos) ofrecidos en las bodas principescas o en las recepciones diplomáticas.

Además, durante estos acontecimientos sociales, la galería servía para recordar a los invitados extranjeros los logros políticos, económicos y artísticos de Francia: a través de las treinta composiciones pictóricas, se representaban en forma de alegorías las victorias militares y diplomáticas, así como las reformas para la reorganización del reino. Pero la opulencia de la sala también servía para exaltar tanto la prosperidad económica, simbolizada por los 357 espejos (Francia había arrebatado a Venecia el monopolio del vidrio), como el éxito artístico de la nación francesa, gracias a los capiteles con los escudos nacionales.

Los apartamentos de la Reina

Al otro lado del Salón de los Espejos se encuentra la vivienda de la Reina. Al igual que su esposo, poseía apartamentos oficiales y otros más privados, donde vivían sus hijos. Hoy se conservan los restos de las distintas reinas que vivieron allí, en particular María Teresa (esposa de Luis XIV), María Leszcinzinska (casada con Luis XV) y, por supuesto, María Antonieta.

El dormitorio es la estancia principal del apartamento, donde la reina pasaba la mayor parte del tiempo: aquí dormía, acompañada a menudo por el rey. Por las mañanas también recibía aquí a los cortesanos, durante y después de su toilette, que era un momento cortesano regulado por la etiqueta. Los nacimientos públicos también tenían lugar en esta habitación: hasta 19 “Hijos de Francia” nacieron aquí.

Los apartamentos de Madame de Pompadour y Madame Du Barry

Cerradas al público, estas estancias del palacio sólo son accesibles con la visita guiada Los apartamentos de los favoritos del rey.

Las favoritas del rey, sus amantes, hicieron la historia y la leyenda de Versalles. Tanto Madame de Pompadour como, más tarde, Madame Du Barry ocuparon lujosos alojamientos en las inmediaciones de los Pequeños Apartamentos del rey Luis XV.

El apartamento de Madame de Pompadour, desde el que se disfruta de una magnífica vista del Parterre du Nord y del bosque de Marly, está situado en el ático del edificio principal, por encima de los salones de Marte, Mercurio y Apolo. Para acceder a sus salas y ahorrarse la molestia de las escaleras, la Duquesa hizo instalar una “silla voladora”, un verdadero ascensor diminuto, accionado mediante una rueda y un contrapeso.

En cambio, el apartamento de Madame Du Barry, última favorita de Luis XV, es famoso por una escalera oculta que comunicaba directamente con las habitaciones privadas de la soberana.

Las otras salas

El recorrido por el Palacio es muy largo y pasa por varias ale utilizadas para diferentes funciones.

En el primer apartamento del Palacio de Versalles puedes admirar una serie de salas reservadas a la corte del rey:

Junto a los apartamentos reales, también puedes admirar la Galería de las Batallas, encargada por el rey Luis Felipe para inaugurar el Museo de Historia de Francia, y la Capilla Real, donde la corte asistía a la misa del rey todos los días hacia las 10 de la mañana.

La finca del Trianón

No lejos del castillo, Luis XIV dio rienda suelta a su amor por la arquitectura y los jardines, creando un espacio reservado a su uso personal. El recinto, instalado en el emplazamiento de una antigua aldea, conservó su nombre original, Trianon. Luis XV y la entonces reina María Antonieta cayeron bajo el hechizo del lugar y contribuyeron a su desarrollo y embellecimiento. Dedicados a la intimidad de los soberanos, los lugares ofrecen notables edificios enclavados en magníficos jardines, cuya variedad y belleza les confieren un encanto muy especial.

Gran Trianón

Esta sección del dominio se compone de varias partes. El Gran Trianón es un edificio único, con su logia central o peristilo que proporciona una verdadera transparencia entre el patio y los jardines. La mayoría de sus apartamentos han conservado su decoración esculpida original y hoy albergan muebles de estilo Imperio de la época. En cuanto a los jardines, los parterres son una verdadera explosión de flores, como en tiempos de Luis XIV, cuando el Trianón era apodado el Palacio de la Flora.

Pequeño Trianón

El Petit Trianon, considerado una de las obras maestras de la arquitectura neoclásica, fue encargado por el rey para seguir una de sus pasiones, la botánica. De hecho, el edificio se encuentra en el centro de los jardines que Luis XV quiso desarrollar a partir de la década de 1850 y que, a su muerte, figuraban entre los más ricos de Europa. Además del actual jardín de estilo francés, el recinto fue posteriormente profundamente rediseñado por María Antonieta, quien, a partir de 1775, trazó un vasto jardín paisajista. Éste era el lugar favorito de la Reina, donde escapaba de las obligaciones de la corte y llevaba una vida sencilla, al abrigo de la pompa del palacio.

La aldea de la Reina

Le Hameau de la Reine, construido entre 1783 y 1786 por Richard Mique, arquitecto de la reina, ilustra el gusto de la época por el encanto de la vida en el campo. Inspirado en la arquitectura rural tradicional y trazado para reproducir las pinturas de la época, este pequeño pueblo incluía varias casas construidas tanto para el simple entretenimiento (billar, cenas íntimas, pasatiempos) como con una verdadera función agrícola, albergando lecherías y granjas.

Por último, el teatro, inaugurado en 1780, es hoy uno de los pocos ejemplos en el mundo que conserva intacta gran parte de su maquinaria original. La Reina contrataba compañías de teatro para representaciones privadas y a veces lo utilizaba para representar ella misma una obra, ante un público muy reducido.

Los jardines del palacio

Desde la ventana central del Salón de los Espejos, la grandiosa perspectiva se despliega ante los ojos de los visitantes, conduciendo la mirada hacia el horizonte, a lo largo de las 800 hectáreas de inmensos jardines. Se consideran la obra maestra del arquitecto paisajista André Le Nôtre y el mayor ejemplo del jardín francés, fuente de inspiración para todos los Palacios de Europa.

Los jardines de Versalles, encargados por Luis XIV, se crearon al mismo tiempo que las obras del palacio y duraron unos cuarenta años. Su creación exigió un trabajo gigantesco para nivelar los espacios existentes, ordenar los parterres, construir el Invernadero, excavar las cuencas y el Canal, donde antes sólo había bosques, prados y marismas. Incluso se transportaron árboles en grandes cantidades desde muchas provincias de Francia y miles de hombres, a veces regimientos enteros, participaron en esta vasta empresa.

La Orangerie

Situada bajo el Parterre du Midi, la Orangerie era el orgullo del rey. Formada por tres largas galerías y ventanas arqueadas, esta ala se diseñó para albergar cítricos, plantas exóticas y cultivos de países cálidos en invierno: naranjas de Portugal, España o Italia, limones, adelfas, palmeras o incluso granados, algunos de los cuales tienen más de 200 años.

El Invernadero es un edificio inmenso, cuya galería central mide más de 150 metros de largo y su bóveda culmina a 13 metros de altura. Los muros, de 4 a 5 metros de grosor, con su doble acristalamiento y su exposición al sur, permiten una temperatura invernal que no baja de 5°C.

Sólo se puede acceder al invernadero con visitas guiadas.

El Gran Canal

Creador del Gran Canal, el diseñador André Le Nôtre transformó la perspectiva del parque en un lugar luminoso que parece no tener fin. Las obras duraron once años, de 1668 a 1679: el canal adquirió 1.670 metros de longitud y fue escenario de celebraciones memorables .

De hecho, a partir de 1669, Luis XIV hizo incluso navegar por sus aguas pequeñas barcas y barcos en miniatura. Sus fiestas gustaban a toda la realeza de Europa y, en 1674, la Serenísima envió al Rey Sol dos góndolas y cuatro gondoleros, que transportaron a la corte del soberano. Desde entonces, el Gran Canal se llamó también la Pequeña Venecia.

Cuando hace buen tiempo, también es posible alquilar pequeñas barcas de remos para disfrutar de una vista excepcional del dominio desde una perspectiva única.

Las fuentes y arboledas

Los jardines del palacio están salpicados de más de 50 fuentes y 300 estatuas, uno de los grandes alardes de Luis XIV. Son verdaderas joyas arquitectónicas creadas por los más grandes escultores de la época. Las fuentes y esculturas adornan las famosas arboledas del parque, lugares para todo tipo de diversiones y encuentros amorosos, creadas por el jardinero y arquitecto André Le Nôtre y rediseñadas a lo largo de los años.

Dispuestas en las zonas arboladas que bordean los caminos, estas zonas verdes forman pequeños jardines cerrados por pérgolas o empalizadas de flores trepadoras, a los que se accede por discretas entradas ocultas. Durante el reinado de Luis XIV, los jardines de Versalles contenían 15 arboledas: servían para sorprender al visitante por su diversidad respecto a la estricta regularidad del trazado general de los jardines.

El más famoso es el Bosque de la Reina, que sustituyó al famoso Bosque del Laberinto, trazado en 1665-1666 con una serie de treinta y nueve fuentes de plomo pintado que representaban animales de las fábulas de Esopo. La nueva disposición, sencilla pero elegante, se diseñó para destacar, en el centro, una nueva especie introducida en Francia, el tulipán de Virginia.

Sólo en esta sección de los jardines, perderás un tiempo considerable visitando todos los bosquecillos.

  • el bosquecillo de la danza: un anfiteatro de verdor con una isla en el centro rodeada por un canal de dos niveles y accesible por cuatro pequeños puentes.
  • la arboleda de la Girandole: concebida como una sala verde.
  • la arboleda de las columnatas: un peristilo circular de más de cuarenta metros de diámetro sostenido por treinta y dos pilares.
  • la sala de los castaños: con su notable colección de esculturas de la Antigüedad, fue concebida como un verdadero museo al aire libre.
  • la arboleda de las cúpulas: la arena está ocupada por un estanque hexagonal y alberga tres grupos escultóricos.
  • la fuente de Encélado: narra la caída de los Titanes, sepultados bajo las rocas del Olimpo, de manos de los dioses a los que habían querido destronar.
  • la arboleda de los Baños de Apolo
  • el bosque de las estrellas: llamado así por su planta, una de las más complejas del jardín
  • el bosque de los delfines
  • el bosquecillo del Teatro del Agua: consistía en un espacio para los espectadores y un escenario dedicado al espectáculo del agua, que ofrecía representaciones fantasmagóricas y a menudo formaba figuras consideradas verdaderas proezas técnicas.
  • el bosquecillo de las tres fuentes
  • la arboleda del Arco del Triunfo

Los jardines franceses

Debajo de las fachadas de los castillos, en el lado de los jardines, hay tres grandes zonas: el Parterre du Nord, el Parterre du Midi y el Parterre d’Eau. Este último consta de dos grandes estanques rectangulares, mientras que los otros dos presentan increíbles bordados vegetales diseñados por Le Nôtre.

En estas zonas del parque, grandes estanques decorados con figuras escultóricas simbólicas se alternan con composiciones florales, adornadas con estatuas y fuentes, y están unidos por callejuelas y avenidas colocadas en juegos simétricos para crear efectos ópticos y de sorpresa, típicos del jardín francés.

Espectáculo de fuentes y jardines musicales

Los maravillosos jardines del Palacio de Versalles muestran todo su esplendor sobre todo durante el espectáculo de las Fuentes y Jardines Musicales, donde podrás vivir un paseo como un auténtico cortesano, por los bosquecillos donde a Luis XIV le gustaba relajarse entre juegos de agua y borbotones de fuentes.

De finales de marzo a finales de octubre, el espectáculo tiene lugar en días y horarios fijos, mientras que todos los sábados de la temporada de verano, las Fuentes Musicales también pueden admirarse por la noche, con el espectáculo de las Grandes Fuentes Nocturnas.

Estos espectáculos requieren una entrada aparte, que no incluye la visita al palacio:

El Gran Parque

Además de los maravillosos jardines, el gran parque de la finca alberga dos inmensas masas de agua: el Gran Canal y el Pantano Suizo.

Trazado por senderos rectos que bordean zonas arboladas y campos cultivados, el parque ocupa una superficie de unas 800 hectáreas. Delimitado por una muralla jalonada de puertas y portones, ha conservado su aspecto único a lo largo de los siglos, un verdadero pulmón verde a las puertas de París.

El parque está abierto todos los días del año, salvo en condiciones meteorológicas excepcionales como nieve y fuertes vientos, y la entrada es gratuita.

Las Caballerizas Reales y la Galería de Carruajes

Frente al palacio, Luis XIV puso en marcha el mayor proyecto real jamás emprendido para construir caballerizas. La Petite Écurie y la Grande Écurie, construidas por Jules Hardouin-Mansart, cierran la plaza de Armas y marcan el comienzo de tres grandes avenidas.

La ubicación y el tamaño de las caballerizas atestiguan la importancia que se daba al caballo en el Antiguo Régimen. Piensa que durante el reinado de Luis XIV, las Caballerizas Reales constituían uno de los departamentos más importantes de la hacienda, con una actividad constantemente intensa. Casi 1.500 hombres trabajaban allí: escuderos, pajes, cocheros, carteros, lacayos, cocheros, jinetes, silleros, mozos de cuadra, herreros, guarnicioneros, capellanes, músicos, cirujanos y veterinarios, una especie de mundo en sí mismo. En el siglo XVIII había más de 2000 caballos.

La Galería de Carruajes es la mayor exposición jamás construida para albergar todo tipo de vehículos reales: majestuosas carrozas o pequeños carruajes para los hijos de María Antonieta, sillas de manos o trineos, que representan un testimonio excepcional de la vida y el esplendor de la corte bajo el Antiguo Régimen, el Imperio y la Restauración.

La vasta colección incluye no sólo vehículos de viaje, sino también de ceremonia, que narran las páginas más importantes de la historia de Francia a través de acontecimientos dinásticos o políticos: la boda de Napoleón I, el bautizo del duque de Burdeos, la coronación de Carlos X o los funerales de Luis XVIII.

Diseñados para impresionar, estos carruajes son verdaderas obras de arte, ostentosamente lujosos, ricamente adornados con oro y esculturas. Son impresionantes combinaciones de todas las artes decorativas, creadas por los mejores artistas y artesanos, como arquitectos, carpinteros, escultores, pintores, doradores, tapiceros, bordadores y broncistas.

Entradas

Como una de las principales atracciones de París, con más de 10 millones de visitantes al año, el Palacio de Versalles es tomado por asalto por los turistas prácticamente en todas las estaciones. Las colas en la taquilla son la norma y puedes perder mucho tiempo.

Por ello, te aconsejamos que compres las entradas sin cola por Internet y con antelación, lo que reducirá drásticamente el tiempo de espera: de este modo, te beneficiarás de una entrada rápida garantizada. En cualquier caso, todos los visitantes, incluso los que tienen entradas preferentes, deben someterse a controles de seguridad.

Entrada gratuita

Ciertas categorías de visitantes tienen derecho a la entrada gratuita y pueden presentarse directamente en las puertas prioritarias y mostrar su documento de identidad: todos los menores de 18 años, los ciudadanos de la UE menores de 26 años y las personas discapacitadas con un adulto acompañante.

También te recordamos que algunas zonas del palacio son accesibles gratuitamente:

Encontrar las entradas correctas

Ten en cuenta que

Visitas guiadas

Si deseas visitar el Palacio en todo su esplendor, tanto en el interior como en los inmensos jardines, debes optar por una visita guiada que te permitirá conocerlo más a fondo y optimizar tu tiempo. También hay visitas guiadas que permiten acceder a zonas del palacio y partes del parque que normalmente no pueden visitarse de forma independiente, como los apartamentos de los favoritos del rey.

Visitas desde París

Los siguientes billetes incluyen el traslado en autobús o tren desde París y la entrada al Palacio de Versalles.

Consejos para la visita

A sólo 30 km del centro de la capital francesa, el Palacio de Versalles es un destino perfecto para una excursión fuera de la ciudad y una de las atracciones imprescindibles de París.

Su increíble tamaño y el gran número de elementos que hay que visitar en su interior (Palacio, jardines y finca) hacen que sea una visita muy larga y articulada, que requiere un día entero. Por tanto, te aconsejamos que planifiques cuidadosamente tu estancia, en función del tiempo de que dispongas y de tus intereses.

Cuándo visitar el Palacio de Versalles

Aunque el Palacio de Versalles es fascinante en cualquier época del año, es innegable que la primavera y el verano son las mejores estaciones para apreciarlo en toda su belleza, cuando los jardines son una explosión de colores. De hecho, abril, mayo y septiembre son ideales para admirar la increíble floración de los parterres. Inevitablemente, también serán los meses con mayor afluencia de turistas y las colas más largas.

Por el contrario, te aconsejamos que NO visites el palacio los martes. La razón es doble: por un lado, el martes es el día de cierre de algunas de las principales atracciones de París, como el Louvre, el Centro Pompidou, el Grand Palais y, en consecuencia, muchos visitantes van a Versalles. Por otra parte, es el día después del cierre del propio Palacio y, por tanto, es probable que haya una mayor aglomeración.

¿Cuánto dura una visita a Versalles?

No hay una respuesta única: depende del tiempo de que dispongas. Para visitar el palacio, se tarda aproximadamente 1 hora y media, y para visitar los jardines y las fuentes, otras 2 horas.

Para admirar el palacio en todo su esplendor, incluidos el Trianón, la Orangerie, la Galería de Carruajes, el Gran Canal y las arboledas, tendrás que presupuestar un día entero. Para optimizar tu viaje y aliviar tus pies, recuerda que las fincas están conectadas con el palacio por un trenecito que pasa cada 15 minutos, mientras que a pie se tarda unos 30 minutos.

Nuestro consejo es que llegues a la apertura, aprovechando la menor afluencia de gente y las horas en que estarás más fresco y descansado. Si, por el contrario, quieres hacerlo todo con mucha calma y sin estrés, puedes plantearte visitar Versalles en dos días seguidos.

Versalles con niños

Visitar Versalles con niños pequeños puede ser muy agotador tanto para los padres como para los hijos. De hecho, los cochecitos y mochilas de bebé están prohibidos dentro del Palacio. Los interminables pasillos del Palacio pueden convertirse en un verdadero infierno. Por tanto, recomendamos el uso de correas blandas, que sí están permitidas, para que todos puedan disfrutar de una visita agradable.

Además, la finca y los jardines son inmensos: aquí se permiten los cochecitos de niños, pero están prohibidos los picnics. Para un tentempié rápido, tendrás que ir al parque que hay fuera de la finca, frente al invernadero.

Ropa

Debido a la inmensidad del palacio y los jardines y al tiempo que tendrás que pasar en el interior de la finca, te recomendamos vestirte por capas, ya que la visita al interior se alterna con las zonas al aire libre, y llevar ropa cómoda, sobre todo zapatos, que tendrán que aguantarte todo el día.

Dónde alojarse cerca de Versalles

La mayoría de las personas que visitan Versalles suelen alojarse en París.

Sin embargo, si haces un viaje por carretera, puede que te convenga alojarte en Versalles, una rica ciudad residencial.

El barrio de Notre-Dame es el primer barrio construido durante la creación de la nueva ciudad bajo Luis XIV y es el mejor lugar para alojarse en Versalles. Aquí se encuentran muchas de las atracciones históricas, culturales y turísticas de la ciudad: el Teatro Montansier, inaugurado en 1777, el Museo Lambinet, antiguo hotel que albergó la corte local bajo el Antiguo Régimen, la Plaza del Mercado de Notre-Dame o la Galería de Carruajes. Varios hoteles de prestigio también han elegido este magnífico barrio, que domina el Palacio de Versalles.

Próximo al barrio de Notre-Dame, el barrio de Saint-Louis está situado más al sur y es perfecto para acceder de forma privilegiada al Palacio y sus jardines. También alberga magníficos edificios históricos como la Salle du Jeu de Paume, el jardín del Rey, el juego de agua suizo, así como la catedral del mismo nombre. También está comunicada por el RER C a través de la Gare de Versailles Château Rive Gauche.

Al este del centro de la ciudad y del Palacio de Versalles se encuentra el barrio residencial de Porchefontaine, que se extiende alrededor de la estación del mismo nombre. Servido por el RER C, este barrio residencial es ideal para alojarse de forma tranquila y apacible, sin dejar de estar cerca del centro de la ciudad, fácilmente accesible en autobús, y beneficiarse de tarifas sensiblemente más bajas.

Por último, también se puede considerar el barrio de Montreuil, al este del centro de la ciudad, conocido por su calle comercial del mismo nombre. En este distrito se encuentra la Gare de Montreuil, servida por Transilien y Noctilien L, así como la Gare de Versailles Rive Droite.

Buscar
Ofrecemos las mejores tarifas Si encuentra menos, le reembolsaremos la diferencia.
Cancelación gratuita La mayoría de los alojamientos le permiten cancelar sin penalización.
Asistencia telefónica h24 en español Para cualquier problema con el hotel, Booking.com lo resolverá.

Hoteles recomendados cerca del Palacio de Versalles

Hotel
Hôtel Le Versailles
Versalles - 7 Rue Sainte AnneMedidas extra sanitarias
8.1Muy bien 2.561 opiniones
Reservar
Resorts
Waldorf Astoria Versailles
Versalles - 1, Boulevard de la ReineMedidas extra sanitarias
8.3Muy bien 2.018 opiniones
Reservar
Hotel
Mgallery Le Louis Versailles Château
Versalles - 2, bis Avenue de ParisMedidas extra sanitarias
8.4Muy bien 1.802 opiniones
Reservar
Ver todos los alojamientos

Cómo llegar al Palacio de Versalles

El Palacio de Versalles, que está a unos 30 kilómetros del centro de París, está muy bien comunicado por transporte público y es muy fácil llegar a él.

Trenes regionales RER

Desde cualquier punto de partida, utilizar las líneas de metro y RER en combinación es muy cómodo para llegar a Versalles.
La opción más cómoda es llegar a una de las paradas de la línea C del RER y bajar en la Gare de Versailles Rive Gauche, que es la parada más cercana a la entrada del Palacio de Versalles, a sólo 10 minutos a pie del castillo. Desde el centro de París, el traslado dura aproximadamente 40 minutos, dependiendo de tu punto de partida.

Ten en cuenta que tendrás que comprar un billete Origen-Destino : en este caso, te aconsejamos que cojas la opción de ida y vuelta. Lo más probable es que haya largas colas en la taquilla de la estación de Versalles-Château-Rive-Gauche al final del día, sobre todo cerca de la hora de cierre del palacio.

También puedes utilizar un abono de transporte como Paris Visite . Atención: el pase debe incluir las Zonas 1-5 de París: Versalles está en la Zona 4.

En tren SNCF

Si vienes de fuera de París o estás en la ciudad pero te resulta más cómodo utilizar los trenes SNCF, puedes optar por bajarte en la estación Versailles Chantiers o en la estación Versailles Rive Droite. En ambos casos, tendrás que caminar algo menos de 20 minutos o coger un autobús.

En coche

Quienes visiten París en su propio coche, o en un coche alquilado, pueden ir directamente al palacio en coche, siguiendo la autopista A13, salida Versailles Château.

El aparcamiento es de pago y está situado en Cartes de la place d’armes, allée de Bailly, Grand Trianon et Petit Trian.

Informacion util

Dirección

Place d'Armes, 78000 Versailles, France

Contactos

TEL: +33 1 30 83 78 00

Horario

  • Lunes: Cerrado
  • Martes: 09:00 - 18:30
  • Miércoles: 09:00 - 18:30
  • Jueves: 09:00 - 18:30
  • Viernes: 09:00 - 18:30
  • Sábado: 09:00 - 18:30
  • Domingo: 09:00 - 18:30

Donde esta Palacio de Versalles

El Palacio de Versalles está a unos 30 km del centro de París.

Alojamientos Palacio de Versalles
¿Buscas un alojamiento cerca de Palacio de Versalles?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Palacio de Versalles
Ver disponibilidad

Cómo ahorrar en transporte y entradas

La City Card le permite ahorrar en transporte público y/o entradas a las principales atracciones turísticas.

Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Visita más de 60 de los mejores museos y monumentos de París y alrededores con un cómodo y asequible pase de museos. Explora lugares famosos, como el Louvre y Versalles, y visita el Centro Pompidou.
Comprar desde 79,00 €

Atracciones en los alrededores