París

Museo del Louvre

El Museo del Louvre, reconocible por la pirámide de cristal de su exterior, es uno de los museos más famosos del mundo. Entre sus muchas obras alberga la Gioconda y la Venus de Milo.

Con sus 380.000 obras y objetos antiguos, el Museo del Louvre es uno de los mayores museos del mundo y, sin duda, una de las atracciones imprescindibles de París.

En este magnífico complejo de edificios renacentistas encontrarás un resumen de toda la historia del arte europeo, desde las civilizaciones asiria, etrusca, griega y romana hasta mediados del siglo XIX.

Las obras más famosas, que atraen a 9 millones cada año, son sin duda la Gioconda de Leonardo da Vinci, la Nike de Samotracia, la Venus de Milo y el Esclavo Moribundo de Miguel Ángel.

No necesitarás un día para visitar todas las secciones del Louvre, pero experimentarás un auténtico viaje al mundo del arte.

Historia del Museo del Louvre

La historia del edificio que alberga el Museo del Louvre es muy antigua y tiene su origen en una fortificación construida por Felipe Augusto cuando partió hacia la Cruzada en 1190. Los vestigios de esta estructura original siguen siendo visibles hoy en día y pueden visitarse en la parte central del museo.

El edificio sufrió varios cambios y mejoras a lo largo de la historia: embellecido por Carlos V, que lo convirtió en residencia secundaria, por Francisco I, que lo declaró residencia principal de los soberanos de Francia y, por último, por Catalina de Médicis, que inició la construcción de un nuevo palacio en la zona situada frente a él, donde antes se encontraban las fábricas de azulejos(tuiles), de donde el palacio tomó el nombre de Tullerías. El ambicioso proyecto de la soberana de ampliar el palacio y conectarlo mediante galerías con la nueva residencia sólo fue realizado por Enrique IV.

Fue en tiempos de Luis XIV cuando el Louvre perdió su función de residencia real, al ser trasladado al nuevo palacio de Versalles. Hasta 1793 no se construyó el Muséum Central des Arts.

La pirámide del Louvre

La entrada principal del Museo del Louvre se encuentra en el interior de la magnífica pirámide de cristal de 122 metros de altura, una verdadera obra maestra de la arquitectura moderna situada en un contexto antiguo.

Encargada por el ex presidente de la República Francesa François Mitterand en 1981, la pirámide fue diseñada por el arquitecto chino-estadounidense Ieoh Ming Pei e inmediatamente le llovieron las críticas: la geometría glacial de la pirámide habría arruinado el contexto histórico y arquitectónico del París napoleónico, con una yuxtaposición forzada y carente de elegancia.

Tras veinte años de obras y una inversión de mil millones de euros, la Pirámide del Louvre resultó ser una elección ganadora, que con el tiempo se ganó incluso a sus detractores, como ya había ocurrido en el caso de la Torre Eiffel. Las críticas acabaron dando paso a teorías más rebuscadas sobre el significado del monumento y su hipotética relación con el mundo masónico y esotérico.

Obras de visita obligada

El Louvre es el mayor museo del mundo en superficie y número de obras expuestas, más de 35.000: es una visita obligada durante un viaje a París.

Su inmensidad hace muy difícil, si no imposible, verlo todo. A menos que tengas previsto visitarlo durante varios días, te aconsejamos que planifiques tu visita con mucho cuidado, identificando de antemano las obras más importantes que deseas admirar marcándolas en el mapa, para no correr el riesgo de deambular, y perderte, por el laberinto de salas, plantas y pasillos que se extienden a lo largo de casi 14 km.

La Gioconda de Leonardo da Vinci

Es imposible no conocer la Gioconda de Leonardo da Vinci, también conocida como la Mona Lisa, una de las obras de arte más famosas del mundo. Expuesta en la primera planta del Ala Denon, siempre ha sido una obra misteriosa y fascinante, cuyo tema sigue siendo desconocido. Pintada por Leonardo da Vinci entre 1503 y 1506, se dice que es el retrato de Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo.

Hoy es sin duda una de las obras más queridas y admiradas de todo el museo, y su aura vibrante, aunque evanescente, encanta a millones de turistas, a pesar de su pequeño tamaño.

La Virgen de las Rocas

Igualmente mística y fascinante es otra obra de Leonardo da Vinci, también expuesta en la primera planta del Ala Denon, la Virgen de las Rocas, fechada entre 1483 y 1486.

De gran impacto visual y temática religiosa, la obra celebra el misterio de la Encarnación a través de las figuras de María, Jesucristo y San Juan Bautista. Su singularidad reside en el anómalo paisaje de fantasía, que esconde tras los protagonistas un fondo sombreado y en penumbra, compuesto por grutas y rocas salientes.

Existe una segunda versión de este cuadro, que se encuentra en la National Gallery de Londres, con algunas variaciones pictóricas.

Venus de Milo

Hallada en 1820 en la isla de Milos, en el Egeo, la Venus de Milo, que representa a la diosa Afrodita, es el símbolo de la belleza femenina en la época clásica.

Esta escultura de mármol sin brazos es una de las más famosas de la civilización griega, probablemente obra de Alejandro de Antioquía, y se expone en la planta baja del ala Sully.

La Nike de Samotracia

Imponente y misteriosa, la famosa Nike de Samotracia es una escultura del periodo helenístico, a la que ahora le faltan la cabeza y los brazos. Tallada en mármol blanco de Paros y mármol gris de la isla de Rodas, fue encontrada en 1863 por el arqueólogo francés Charles Champoiseau en la isla de Samotracia.

La estatua es la personificación de la victoria triunfante, representada en la mitología griega por una joven diosa alada, Nike en griego, inmortalizada mientras se posa en la proa de un barco de guerra. Se encuentra en la planta baja del Ala Denon.

Cupido y Psique

Amor y Psique es ineludible, una de las estatuas más intensas de toda la historia del arte. Esculpido entre 1787 y 1793 por el escultor Antonio Canova, el grupo de mármol blanco representa el mito de las Metamorfosis de Apuleyo, en el que el dios Cupido devuelve la vida a su amada, mediante el énfasis y el éxtasis de un beso.

Máximo exponente del Neoclasicismo, movimiento cultural europeo que actualizó el modelo clásico del arte grecorromano, Canova alcanza con esta obra la perfección expresiva, gracias al increíble equilibrio de las formas, la armonía de las proporciones y la intensidad de las emociones que consiguen expresar los rostros y los gestos.

Los esclavos de Miguel Ángel

Diseñadas para la tumba del papa Julio II, las estatuas que representan al Esclavo Moribundo y al Esclavo Rebelde son las dos únicas que Miguel Ángel llevó a término: de hecho, el grupo escultórico debía constar de seis estatuas: las otras cuatro quedaron inacabadas y se conservan en la Galería de la Academia de Florencia.

Las Bodas de Caná

Veronese, también conocido como Paolo Caliari, representó un eapartamentodio del Evangelio según San Juan en este cuadro fechado en 1563: se trata de las famosas Bodas de Caná, en las que Jesús realiza el milagro de la transformación del agua en vino.

Lo que sorprende a los visitantes es la precisión casi fotográfica de la representación de los rostros y el impresionante tamaño del lienzo, de 10 metros de largo y unos 7 metros de alto.

La Libertad guiando al pueblo

Orgullo de la pintura francesa, La Libertad guiando al pueblo es uno de los cuadros más famosos de Eugène Delacroix, máximo exponente de la cultura romántica francesa, también apodado el Príncipe de los Románticos .

Como una especie de manifiesto político, el cuadro representa el día 28 de julio de 1830, cuando el pueblo francés se sublevó en París y destronó al rey Borbón Carlos X. La joven de pechos desnudos que encabeza la multitud frenética no es otra que el símbolo de la República Francesa: con la tricolor en la mano encarna la alegoría de la libertad y se dice que inspiró al escritor francés Víctor Hugo para su mayor obra maestra, Los Miserables.

La Coronación de Napoleón

Otra gran obra francesa que no debes perderte es La Coronación de Napoleón, pintada entre 1805 y 1807 por Jacques-Louis David, uno de los mayores representantes del Neoclasicismo, que a menudo narraba los acontecimientos de la Revolución Francesa y la carrera política de Napoleón Bonaparte.

Expuesto en la primera planta del Ala Denon, el cuadro recoge el momento histórico de la coronación de Napoleón y su esposa Josefina de Beauharnais, que tuvo lugar el 2 de diciembre de 1804 en la catedral de Notre-Dame.

Te quedarás boquiabierto ante este lienzo de inmensas dimensiones, concebido para realzar la figura de Napoleón y caracterizado por una maniática atención al detalle, combinada con un gran equilibrio compositivo.

Estela del Código de Hammurabi

Esta gran estela de basalto de más de dos metros de altura está totalmente cubierta de caracteres cuneiformes: se trata del famoso código de leyes redactado por Hammurabi, rey de Babilonia en el siglo XVIII a.C. El código es una valiosa fuente de información sobre la estructura política, social y económica de la civilización mesopotámica: hasta la fecha, es una de las colecciones de leyes más antiguas que han llegado hasta nosotros.

Fue descubierta en Susa (Elam) a principios del siglo XX por el arqueólogo francés Jacques de Morgan y ahora se expone en la sección de Antigüedades Orientales de la planta baja del Ala Richelieu.

Gran Esfinge de Tanis

Es, con mucho, una de las mayores esfinges que pueden admirarse fuera de Egipto. Hallada en 1825 en las ruinas del templo de Amón-Ra en Tanis, capital de Egipto durante las dinastías XXI y XXII, su datación sigue siendo incierta hoy en día, ya que todas las inscripciones de su superficie fueron colocadas por faraones posteriores.

Expuesta en el sótano del Ala Sully, mide unos dos metros de alto, casi cinco de largo y está tallada en granito rosa de Asuán.

Entradas

La entrada es gratuita para todos los ciudadanos de la UE de hasta 25 años. Además, de octubre a marzo, la entrada a las colecciones permanentes es gratuita para todo el mundo el primer domingo de cada mes. Sin embargo, debes esperar hasta dos horas de cola para entrar.

El billete de entrada al museo es válido para todo el día y, para interrumpir la larga y agotadora visita, puedes salir en los descansos y volver cuando te apetezca. Se recomienda comprar las entradas por Internet, para evitar colas y ahorrar un tiempo valioso.

Entradas

Los siguientes billetes incluyen sólo la entrada, con o sin audioguía, para quienes prefieran visitar el museo del Louvre por su cuenta.

Visitas guiadas al Louvre

Sáltate las colas de la entrada y admira las obras de arte más famosas a través de un itinerario cuidadosamente planificado e ilustrado por un guía experto en español.

Entradas combinadas

Si, además del Louvre, tienes intención de subir a la Torre Eiffel o hacer un crucero por el Sena, las entradas combinadas te permiten ahorrar dinero en el coste final.

City Cards que incluyen el Louvre

El Museo del Louvre está incluido en la tarjeta City Card Paris Museum Pass.

Las secciones del museo

El Museo del Louvre alberga unas 380.000 obras y objetos, de los cuales unos 35.000 están expuestos. Es una colección inmensa. Las 7 secciones del museo están diseñadas según una orientación temática, siguiendo la cronología histórica, desde la Antigüedad hasta la época moderna.

Te espera un verdadero laberinto de pasillos y secciones, repartidos en 3 alas, Richelieu, Sully y Denon, y 4 plantas: un espacio inmenso, que se puede visitar en un día como mínimo.

Antigüedades orientales e islámicas

Esta sección abarca un periodo de 10.000 años, desde la Antigüedad hasta el nacimiento del Islam. Es una larga colección de obras y objetos pertenecientes a las culturas asiria y babilónica.

Podrás realizar un auténtico viaje a los lugares situados a lo largo del Tigris y el Éufrates, a caballo entre el Mediterráneo y el Creciente Fértil, donde nacieron la agricultura, la escritura y la astronomía, admirando iconos sagrados, objetos de la vida cotidiana y herramientas de trabajo.

Antigüedades egipcias

Los amantes de la historia antigua quedarán maravillados ante la mayor colección del mundo después del Museo de El Cairo.

Se han reunido objetos de la vida cotidiana del pueblo egipcio: instrumentos de escritura, objetos domésticos, joyas y ornamentos procedentes de las tumbas de los grandes faraones, así como misteriosos fragmentos del Libro de los Muertos. Las salas dedicadas a las momias, sarcófagos y papiros son asombrosas, por no hablar de las imponentes estatuas de Ramsés II y la estatua del dios Osiris, de casi 3 metros de altura.

Antigüedades griegas, etruscas y romanas

La sección dedicada al mundo griego, etrusco y romano es también extremadamente rica, y alberga algunas de las obras más importantes de la historia del arte antiguo: la Venus de Milo y la Victoria Alada de Samotracia, algunos frescos de las villas de Pompeya, los famosos sarcófagos de los novios etruscos, por citar sólo algunos.

Esculturas

Esta sección contiene obras de escultura europea desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX. La mayor parte está representada por artistas franceses, a los que se añaden exponentes italianos, españoles y del norte de Europa.

Objetos de Arte

Las colecciones de este departamento son excepcionales y abarcan distintas épocas, desde la Edad Media y el Renacimiento hasta las artes decorativas del siglo XIX: cerámicas, bronces, joyas, tapices y muebles de todas las culturas y todos los periodos históricos.

Galería de Arte

Esta es la sección más esperada por casi todos los visitantes: lo mejor de la pintura europea dividida en tres grandes grupos: la escuela francesa, con la mayoría de las obras, las escuelas italiana y española y, por último, la escuela del norte de Europa.

La Gioconda de Leonardo da Vinci es la estrella absoluta de la colección, pero también puedes admirar muchas obras maestras de pintores que marcaron la historia del arte desde 1200 hasta 1848: Cimabue, Giotto, Piero della Francesca, Beato Angelico, Mantegna, Rafael y Caravaggio.

Continúa con los españoles Goya, Velázquez, Ribera, El Greco, Murillo, sin olvidar a los pintores franceses como Delacroix y Jacques-Louis David o los flamencos de Brueghel, Van Dick, Rubens, Rembrant y Veermer.

Artes de África, Asia, Oceanía y América

Las salas están divididas por zonas geográficas y reúnen principalmente esculturas pertenecientes a estos pueblos lejanos. Se trata de la sección más reciente de todo el museo y alberga importantes vestigios de las culturas más remotas del mundo.

Horarios y días de visita

El museo abre todos los días de 9.00 a 18.00 (las salas empiezan a cerrar hacia las 17.30), pero el mejor momento para visitar algunas de las secciones siempre abarrotadas, como el ala Denon (que alberga la Mona Lisa), es el miércoles y el viernes por la noche, cuando el museo cierra a las 21.45. En estos días también puedes plantearte entrar a última hora de la tarde, sobre todo si sólo piensas visitar algunas secciones: encontrarás menos gente que a mediodía.

En general, para aprovechar al máximo el día, te recomendamos que vengas al Museo del Louvre cuando abra, es decir, a las 9.00 h.

Los días que debes evitar, debido a la probable aglomeración de gente son:

Consejos para visitar el Louvre

El Museo del Louvre es enorme: una visita, si no se planifica cuidadosamente, puede convertirse en una pesadilla, con el riesgo de pasear durante horas sin ver las obras más importantes. Por eso, hemos reunido una serie de consejos útiles para organizar tu jornada.

Evita las colas

La pirámide es la entrada más pintoresca y monumental del museo, pero aquí suelen formarse largas colas. Para evitar colas kilométricas, te aconsejamos que optes por las entradas sin cola compradas con antelación y por las entradas secundarias, menos conocidas.

Planifica tu visita

No es posible verlo todo en el Museo del Louvre: se necesitarían varios días. A quienes dispongan de poco tiempo o simplemente prefieran orientar su visita en función de sus gustos e intereses, les recomendamos que planifiquen su estancia en el museo, identificando de antemano las secciones y obras que desean admirar.

Así podrás construir tu propio itinerario de visita sin perderte en el laberinto de salas y secciones del museo. En este caso, el uso de mapas, en papel o digitales, es fundamental: puedes recoger los mapas gratuitamente en el punto de información de la Sala Napoleón, pero la mejor estrategia es descargarlos del sitio web oficial y marcar de antemano las salas que no debes perderte. También puedes utilizar el wifi gratuito del interior del museo para consultar los mapas en línea.

Utilizar audioguías

Por un poco más, puedes hacerte con tu propia audioguía en español: esto contextualizará la visita al museo y te ayudará a comprender la historia y el significado de las obras más famosas: las largas horas dentro del museo estarán salpicadas de útiles explicaciones.

Vístete cómodamente

Visitar el Museo del Louvre requiere un día entero. Por eso es importante vestirse en capas y con calzado cómodo, para hacer frente a las largas horas de pie, caminando sin parar por los interminables pasillos del museo.

El museo y sus jardines cuentan con numerosos restaurantes, bares y cafeterías para un descanso rejuvenecedor.

Aprovecha la consigna de equipaje gratuita

Para hacer frente a las largas horas dentro del museo, te recomendamos que dejes tus objetos personales, especialmente mochilas pesadas, chaquetas y posiblemente paraguas, en la consigna de equipajes, un servicio cómodo y gratuito.

Sólo tienes que mostrar tu entrada y tu equipaje quedará guardado hasta la hora de cierre del museo.

Cómo llegar

El Museo del Louvre está situado en el corazón de la Rive Gauche y está muy bien comunicado por transporte público.

Dónde alojarse cerca del Louvre

A continuación encontrarás una selección de hoteles recomendados cerca del Museo del Louvre.

Hotel
Hôtel Elixir
París - 7 Rue Jean Lantier
7.7Bien 1.233 opiniones
Reservar
Hotel
Louvre Marsollier Opera
París - 13, rue MarsollierMedidas extra sanitarias
7.6Bien 1.359 opiniones
Reservar
Hotel
Hotel Andréa
París - 3 Rue Saint-Bon
7.1Bien 1.510 opiniones
Reservar
Ver todos los alojamientos

Informacion util

Dirección

75001 Paris, France

Contactos

TEL: +33 1 40 20 53 17

Horario

  • Lunes: 09:00 - 18:00
  • Martes: Cerrado
  • Miércoles: 09:00 - 18:00
  • Jueves: 09:00 - 18:00
  • Viernes: 09:00 - 21:45
  • Sábado: 09:00 - 18:00
  • Domingo: 09:00 - 18:00

Transporte

Paradas de Metro

  • Chatelet Les Halles (696 mt)
  • Saint-Germain-des-Pres (828 mt)
  • Saint-Michel Notre-Dame (925 mt)

Donde esta Museo del Louvre

Alojamientos Museo del Louvre
¿Buscas un alojamiento cerca de Museo del Louvre?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Museo del Louvre
Ver disponibilidad

Cómo ahorrar en transporte y entradas

La City Card le permite ahorrar en transporte público y/o entradas a las principales atracciones turísticas.

Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Visita más de 60 de los mejores museos y monumentos de París y alrededores con un cómodo y asequible pase de museos. Explora lugares famosos, como el Louvre y Versalles, y visita el Centro Pompidou.
Comprar desde 79,00 €

Atracciones en los alrededores