París

Museo Jacquemart-André

Una elegante casa-museo, ubicada en un magnífico hôtel particulier en el corazón del París de Haussmann, alberga una extraordinaria colección privada.

El Museo Jacquemart André está situado en el Boulevard Haussmann, en un edificio de gran elegancia, en la residencia privada de Edouard André y su esposa: contiene las obras de arte que la pareja coleccionó a lo largo de su vida.

En efecto, Edouard André, coleccionista del siglo XIX, y su esposa Nélie Jacquemart, reputada retratista, viajaron por Europa y Oriente para adquirir las obras de arte y los muebles más raros. Sus colecciones figuran entre las más notables de Francia: obras de las escuelas flamenca y alemana, frescos desprendidos, muebles finos y tapices encuentran así su lugar en la planta baja de la casa. Pero es sobre todo al Renacimiento, florentino y veneciano, al que Nélie Jacquemart dedica su atención: la primera planta del edificio está, de hecho, reservada al arte italiano de este periodo con obras de Canaletto, Mantegna, Tiepolo y Botticelli.

Pero el museo es sólo una parte de la visita: el edificio es un magnífico hôtel particulier en el corazón del París de Haussmann. Podrás admirar sus fabulosos interiores, sus lujosas habitaciones amuebladas según el gusto de la época, aún con todo el mobiliario original. Comparado a menudo con la Frick Collection de Nueva York, el edificio ha conservado todo el ambiente de una gran residencia, lo que lo convierte en un lugar único en París.

Qué ver en el Museo Jacquemart-André

Construida a finales del siglo XIX, en el nuevo París de Haussmann, a instancias de Edouard André y su esposa Nélie Jacquemart, una pareja de grandes coleccionistas, esta residencia privada permite descubrir los espacios habitados en el siglo XIX.

De hecho, las grandes obras que la pareja coleccionó a lo largo de su vida se exponen en los espacios habitados. Paseando por su casa, admirarás obras francesas del siglo XVII, obras de pintura flamenca del siglo XVII y una increíble colección de obras maestras del Renacimiento italiano, con cuadros de Botticelli, Mantegna, Donatello, Carlo Crivelli y Paolo Uccello.

Sin olvidar el maravilloso fresco de Tiépolo junto a la escalera interior de la casa, que fue traído de Villa Contarini, en la provincia de Venecia.

Los grandes salones

La sala de las pinturas es una antecámara que precede al gran salón. Iluminada desde el exterior por tres ventanales, introduce gradualmente al visitante en el interior de los grandes apartamentos. Boucher, Chardin, Canaletto, Nattier son los prestigiosos artistas que se han reunido en esta sala y que dan la bienvenida al visitante, como solían dar la bienvenida a los invitados del Sr. y la Sra. André.

La visita continúa en el gran salón, la sala de recepción por excelencia. Aquí es donde Édouard André solía recibir a sus invitados. Con ocasión de recepciones muy importantes, conseguía hacer desaparecer los tabiques laterales mediante cilindros hidráulicos, para reunir en un solo espacio la sala de pintura, el gran salón y la sala de música adyacente. Édouard André y Nélie Jacquemart pudieron recibir allí a un millar de invitados durante las suntuosas fiestas a las que asistía todo París en aquella época.

La sala de música es la otra gran sala de recepción. Este salón es típico del Segundo Imperio, con sus paredes de azulejos rojos y sus muebles de madera oscura. Los cuadros que adornan la sala han cambiado a menudo, en función del crecimiento de la colección. Nos transportan a la Francia del siglo XVIII con obras de Hubert Robert, Fragonard y retratos de Perronneau.

Por último, el comedor, lugar fundamental en la vida cotidiana del palacio privado, cuya importancia puede medirse por su tamaño y la calidad de su mobiliario. El elemento más llamativo es el fresco instalado en el techo: la obra de Giambattista Tiepolo procede, como la de la escalera, de la Villa Contarini di Mira.

Los salones privados

La sala de los tapices introduce una serie de estancias más íntimas que Edouard André y su esposa dedicaban a su vida privada y a sus negocios.

El despacho era la habitación donde Edouard André y más tarde Nélie Jacquemart organizaban su vida cotidiana y recibían sus informes comerciales. En la pared, una serie de cuadros de los grandes maestros franceses del siglo XVIII: Fragonard, Lagrénée, Coypel, Pater, Greuze. Un fresco de Tiepolo procedente de un palacio veneciano decora el techo.

El tocador estaba destinado originalmente al apartamento privado de Nélie Jacquemart: el techo de Tiepolo representa Alegorías de la Justicia y la Paz.

La biblioteca es la sala más recóndita del hotel. La pareja solía reunirse allí para consultar catálogos de venta y decidir futuras compras. En las paredes descubrirás una serie de pinturas flamencas y holandesas del siglo XVII: Van Dyck, Rembrandt, Frans Hals, Philippe de Champaigne, Ruysdaël.

La sala de fumadores es una habitación destinada a las conversaciones entre hombres después de cenar, delante de la chimenea. Mientras Nélie se refugiaba en un pequeño salón para contar a sus amigas sus últimos descubrimientos en Italia, Edouard traía aquí a los hombres para hablar de negocios o de viajes y para fumar delante del buen fuego que ardía en la chimenea.

El jardín de invierno

El jardín de invierno es característico del arte de la hospitalidad que se desarrolló durante el reinado de Napoleón III. Consistía en disponer plantas en macetas, casi siempre exóticas, bajo un techo de cristal. Este espacio verde permitía a los invitados venir a relajarse en un ambiente más refrescante que los sofocantes salones cercanos.

Este vestíbulo con suelo de mármol y paredes de espejo da acceso a la asombrosa escalera de caracol doble: una verdadera proeza arquitectónica, fue diseñada por Henri Parent. Es una construcción mágica, sorprendentemente ligera a pesar de la densidad de sus materiales: mármol, piedra, hierro, bronce. Se alza sobre un marco redondeado que prolonga sus curvas. El juego de espejos la refleja en todas las paredes y lleva la ilusión a su vértice.

Para completar la decoración de esta escalera principal, el matrimonio Jacquemart-André colocó un gran fresco pintado por Giambattista Tiepolo para Villa Contarini, en el Véneto, donde lo descubrieron y compraron en 1893.

Los apartamentos privados

Los apartamentos privados constan de tres habitaciones en la planta baja. En su dormitorio, Nélie Jacquemart ha optado por volver al ambiente del reinado de Luis XV.

Situada entre los dos dormitorios, la antecámara era el lugar de encuentro íntimo preferido de la pareja. Cada mañana desayunaban rodeados de retratos familiares.

El dormitorio de Edouard André y el cuarto de baño contiguo, rehechos tras su muerte, sugieren las influencias de la estética femenina.

El Museo Italiano

La parte del edificio que albergaba el Museo Italiano estaba vacía en un principio. Con los años, Nélie y Edouard André tuvieron la idea de instalar allí sus colecciones. Era su jardín secreto. Mientras que en la planta de recepción todos sus invitados podían admirar las colecciones, las visitas al Museo Italiano se limitaban a algunos amigos o aficionados que las solicitaban.

La sala de esculturas celebra los numerosos viajes de su marido a Italia y su pasión compartida por el arte renacentista italiano: durante años, la pareja amasó tesoros.

Nélie, que estaba enamorada de Florencia, mandó hacer un mausoleo en forma de capilla privada, que recogería lo más preciado para ella. La sala florentina alberga una galería de cuadros excepcionales: una serie de Madonas con Niño del taller florentino, cuadros de Sandro Botticelli y Perugino. Estos paneles bastarían por sí solos para hacer de esta sala una de las más valiosas del museo. También contiene otra gran obra: San Jorge matando al dragón, de Paolo Uccello.

La sala Veneciana refleja el gusto personal de Edouard André. Organizada durante su vida, reúne obras de Venecia y de las escuelas del norte de Italia. Hay obras de Bellini, Mantegna, Crivelli, Schiavone y Vittore Carpaccio. Las pinturas del artesonado son grisallas y mezclan temas religiosos y profanos.

Horario y entradas

El Museo Jacquemart-André abre todos los días de 10.00 a 18.00 h. Durante los periodos de exposición, abre por la noche los lunes hasta las 20.30 h.

Cómo llegar al Museo Jacquemart-André

El Museo está situado a pocos pasos de los Campos Elíseos y de los grandes almacenes. Se puede llegar fácilmente utilizando el metro, líneas 9 y 13, estación Saint-Augustin, Miromesnil o Saint-Philippe du Roule.

También puedes utilizar el RER, línea A, estación Charles de Gaulle-Étoile o los autobuses, líneas 22, 43, 52, 54, 28, 80, 83, 84, 93.

Informacion util

Dirección

158 Bd Haussmann, 75008 Paris, Francia

Contactos

TEL: +33 1 45 62 11 59

Horario

    Abierto todos los dias desde 10:00 a las 18:00

Transporte

Paradas de Bus

  • Haussmann - Courcelles (187 mt)

Donde esta Museo Jacquemart-André

Alojamientos Museo Jacquemart-André
¿Buscas un alojamiento cerca de Museo Jacquemart-André?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Museo Jacquemart-André
Ver disponibilidad

Cómo ahorrar en transporte y entradas

La City Card le permite ahorrar en transporte público y/o entradas a las principales atracciones turísticas.

Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Visita más de 60 de los mejores museos y monumentos de París y alrededores con un cómodo y asequible pase de museos. Explora lugares famosos, como el Louvre y Versalles, y visita el Centro Pompidou.
Comprar desde 79,00 €

Atracciones en los alrededores