París

Catedral de Notre-Dame

La catedral de Notre-Dame es uno de los monumentos más importantes de París, una sublime obra maestra de la arquitectura gótica que se alza majestuosa sobre la Isla de la Cité.

La catedral de Notre-Dame es uno de los símbolos más importantes de París, junto con la Torre Eiffel y el Museo del Louvre.

Esta obra maestra de la arquitectura gótica se eleva majestuosamente sobre la Isla de la Cité con su inconfundible silueta, como si quisiera recordarnos que antaño fue el corazón católico de París.

Antes del desastroso incendio de 2019, sus magníficas vidrieras y su intrincada estructura encantaban cada año a 14 millones de visitantes, convirtiéndola en una de las atracciones imprescindibles de la capital.

Incendio de la Catedral de Notre-Dame

A última hora de la tarde del 15 de abril de 2019, un incendio devastador destruyó el tejado y la aguja de la catedral más importante de Europa.

Notre-Dame, obra maestra del gótico y Patrimonio Mundial de la Unesco, así como uno de los hitos de la Cristiandad, sufrió graves daños. Los bomberos, tras luchar durante horas contra la fuerza devastadora del fuego, consiguieron salvar la Cruz, el Altar Mayor y algunos tesoros como la túnica de San Luis y la corona de espinas de Cristo, la que supuestamente los soldados romanos colocaron en la cabeza de Jesús antes de su crucifixión.

Desde entonces, la catedral de Notre Dame permanece cerrada al público indefinidamente.

¿Cuándo reabrirá Notre Dame?

La catedral de Notre Dame volverá a abrir sus puertas a los visitantes en diciembre de 2024. Tras el incendio, se necesitaron dos años sólo para asegurar la estructura de modo que los restauradores pudieran trabajar en el interior de la iglesia sin riesgos. Se espera que la restauración completa de la catedral esté terminada en 2025.

Lo que puedes ver de la catedral de Notre-Dame en la actualidad

En la actualidad, la catedral de Notre-Dame está completamente cerrada al público: las visitas y las celebraciones religiosas se suspenden hasta el final de las obras, para permitir que el edificio se asegure y estabilice antes de la restauración.

Tampoco se puede acceder a la gran plaza situada delante de la Catedral, para garantizar la seguridad de los transeúntes durante las obras.

Es posible ver la estructura externa desde lejos: las torres y los transeptos laterales han sido puenteados por andamios, necesarios para las obras de reconstrucción. Por desgracia, el tejado y la aguja se han derrumbado, los muros están ennegrecidos y muchas partes se han deteriorado.

Visitas con realidad virtual

Aunque no es posible visitar el interior de la Catedral, se ha ideado una visita de realidad virtual. Podrás “entrar” virtualmente en la catedral de Notre Dame de París gracias a unos visores de RV: la experiencia es realmente inmersiva y sentirás que estás realmente dentro de la catedral antes y después del incendio.

Podrás admirar la nave, las gárgolas, los campanarios y la sacristía gracias a imágenes reales de 360° tomadas antes del incendio de 2019. También podrás ver la catedral en su estado actual de reconstrucción y situarte en medio de la catedral en ruinas, justo en el lugar donde la aguja en llamas cayó y se estrelló contra la bóveda.

Lo que podrás ver en la catedral de Notre-Dame

La inmensa catedral de Notre-Dame, con su imponente figura, domina el Sena y la Île de la Cité y es un monumento de inmenso valor histórico, artístico y religioso.

A pesar de los graves daños sufridos durante la Revolución, Notre-Dame conserva su belleza intemporal, gracias a su bosque de arcos rampantes, su sublime armonía de formas, sus elementos simétricos, sus estatuas góticas y sus soberbios portales ornamentados.

El exterior

La fachada de la catedral es una obra maestra del arte gótico, que crea un equilibrio perfecto entre las torres gemelas, el rosetón y los tres portales, adornados con hileras de santos y la Galería de los Reyes, con sus 28 estatuas de los reyes de Judá.

Las entradas, magníficamente esculpidas y cubiertas de bajorrelieves, son verdaderas narraciones visuales para el pueblo, una especie de Biblia de los pobres que servía para difundir la palabra incluso a los analfabetos. Representaban no sólo eapartamentodios del Antiguo Testamento, la Pasión y Muerte de Cristo, sino también escenas de las estaciones, los vicios capitales, las virtudes y la vida de los santos.

Alrededor de la catedral, la multitud de arcos rampantes de Jean Ravy crean un bosque petrificado en perfecto estilo gótico, mientras que en lo alto, encaramadas en los lugares más inaccesibles, se alzan las gárgolas fantasmales que forman la galería de las Quimeras. Es un bestiario fantástico que parece sacado directamente de un oscuro cuento de hadas: dragones, aves deformes y quimeras terroríficas como Stryga, equipada con alas, cuernos, cuerpo humano y una lengua muy larga para ahuyentar a los malos espíritus.

El interior

Si desde el exterior llama la atención por su elaborada complejidad, el interior de la catedral de Notre-Dame asombra por la grandiosidad de la nave, atravesada por un impresionante crucero y rosetones medievales.

Los rosetones son una de las muchas maravillas de la catedral: magníficos por fuera, proporcionan la mayor magia desde dentro gracias a las vidrieras que crean un caleidoscopio de colores que se tornan azules y violetas.

El tesoro de la catedral alberga manuscritos antiguos, relicarios, obras sagradas, incluida la Sainte-Couronne, que se cree que es la corona de espinas que habría rodeado la cabeza de Cristo antes de su crucifixión: sólo se expone el primer viernes de cada mes y durante las festividades de Pascua.

Las capillas laterales de la catedral albergan una riquísima colección de obras de arte, cuya historia comienza en 1449, cuando el gremio de orfebres empezó a donar cada año, el 1 de mayo, un árbol decorado con paños y cintas de colores en señal de devoción. A lo largo de los siglos, el regalo anual llamado Les Grands Mays fue sustituido por obras y pinturas, de las que sólo se conservan 13. La catedral alberga no menos de 37 obras que representan a la Virgen con el Niño, incluida una antigua escultura de madera venerada durante siglos.

La sillería del coro está finamente tallada y representa escenas de la vida de la Virgen: fueron encargadas por Luis XIV. También merece la pena admirar la estatua de Luis XIII y la Piedad de Nicolas Coustou.

Las torres

La Torre Sur alberga Emmanuel, la gran campana de la catedral, que pesa 13 toneladas y encanta a la ciudad con su sonido purísimo: de hecho, la aleación de metales utilizada para la fundición se embelleció con las gemas y joyas que las mujeres de París donaron en 1631.

Para llegar a la Torre Norte hay que subir 422 peldaños de una estrecha escalera de caracol: desde allí arriba tienes una vista incomparable de la ciudad y puedes ver de cerca las gárgolas.

La aguja de la catedral, menos visible, fue diseñada por el arquitecto Viollet-le-Due, que supervisó las obras de restauración tras los graves daños sufridos a raíz de la Revolución: en 1936 se añadió a su cúspide un gallo que alberga un fragmento de la Santa Corona de Espinas y dos reliquias de Santa Genovefa y San Dionisio.

Eventos

De octubre a junio se celebraban en la catedral hermosos conciertos y representaciones con acompañamiento musical. Admirar la iglesia durante las misas gregorianas de los domingos era particularmente impresionante.

Historia de la catedral de Notre-Dame

La catedral de Notre-Dame está situada en el centro de París y representa una pieza importante de la historia de Francia. De hecho, la catedral no es sólo una obra maestra del arte gótico, sino que se inscribe en el contexto histórico y religioso de las grandes catedrales europeas, como la de Milán o la de Westminster en Londres.

Las obras de su construcción comenzaron en 1163 y continuaron hasta 1334, desde el lado del crucero hasta la fachada. Su construcción se prolongó a lo largo de los siglos y fue un claro símbolo del creciente prestigio de París durante la historia de ese periodo.

Tras ser saqueada durante la Revolución, en 1831 la publicación de la novela de Victor Hugo, Notre-Dame de París, reavivó el interés por la catedral y llevó al gobierno a decretar una renovación total, encargada a Jean-Baptiste Lassus y Eugene Viollet le Duc.

Cómo llegar a la catedral de Notre-Dame

La catedral de Notre-Dame está situada en el barrio de Île de la Cité, en el corazón de París. Se puede llegar fácilmente en transporte público:

Informacion util

Dirección

Notre Dame, Paris, France

Transporte

Paradas de Metro

  • Saint-Michel Notre-Dame (439 mt)
  • Saint-Paul (758 mt)
  • Jussieu (788 mt)

Donde esta Catedral de Notre-Dame

Alojamientos Catedral de Notre-Dame
¿Buscas un alojamiento cerca de Catedral de Notre-Dame?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Catedral de Notre-Dame
Ver disponibilidad

Cómo ahorrar en transporte y entradas

La City Card le permite ahorrar en transporte público y/o entradas a las principales atracciones turísticas.

Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Pase Museos París: 2, 4 ó 6 días
Visita más de 60 de los mejores museos y monumentos de París y alrededores con un cómodo y asequible pase de museos. Explora lugares famosos, como el Louvre y Versalles, y visita el Centro Pompidou.
Comprar desde 79,00 €

Atracciones en los alrededores