Nueva Aquitania

Nueva Aquitania ofrece un paisaje extremadamente variado: desde ciudades medievales a viñedos hasta donde alcanza la vista, desde dunas de arena a las cumbres de los Pirineos.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

Nueva Aquitania (Nouvelle-Aquitaine en francés) es la mayor región de Francia, creada por la reorganización de los departamentos franceses en 2016: las regiones de Aquitania, Lemosín y Poitou-Charentes se fusionaron en la reforma. La región abarca más de 86.000 kilómetros cuadrados y comprende un total de 12 departamentos, incluidos Gironda, Landas y Pirineos Atlánticos.

Rica en bellos paisajes, Aquitania cuenta con zonas encantadoras como las Landas y su litoral arenoso, los Pirineos Atlánticos y sus cumbres o la Dordoña, con sus caminos de piedra y sus leyendas.

Bordeada por el Atlántico, esta región histórica está llena de actividades para hacer durante un fin de semana: desde hacer surf hasta degustar los famosos vinos de Burdeos, desde descender por las dunas hasta descubrir encantadores pueblos medievales.

Qué ver en Aquitania

Cuando la gente piensa en la región de Nouvelle-Aquitaine, a menudo la identifica sólo con la ciudad de Burdeos. Sin embargo, la región tiene una paleta muy diversa de colores y paisajes naturales: marismas saladas, viñedos, bosques, montañas, dunas y playas barridas por las olas. Aquitania no deja de sorprender por su riqueza y sus famosos lugares que visitar.

Burdeos

Conocida por su excelente vino, Burdeos es una ciudad que no te puedes perder, con un patrimonio rico en cultura e historia. Con su ambiente acogedor y relajado, es el lugar ideal para saborear la típica gastronomía francesa en uno de los muchos cafés y restaurantes del centro histórico, dar un romántico paseo por el Garona, perderte por las pintorescas callejuelas o ir de compras por las calles peatonales de Sainte Catherine.

Durante tu visita, empieza por la famosa Plaza de la Bolsa y su sublime fuente, continúa por la Plaza de los Quinconques, admira la Catedral de Saint-André de Burdeos y la Ópera Nacional y, por último, por la noche, dirígete al barrio de Saint-Pierre para disfrutar de una animada velada.

Biarritz

Encantadora ciudad costera de la costa vasca, Biarritz y su famosa Roca de la Virgen acogen a los turistas con su típico ambiente del suroeste: hermosas playas de arena, el famoso casino, espectaculares vistas del océano, el faro de Biarritz, el acuario y la sabrosa cocina vasca.

La ciudad es muy popular entre los surfistas y ofrece magníficos lugares para que expertos o principiantes cabalguen las olas del océano.

Duna de Pilat

A la entrada de la cuenca de Arcachon se encuentra la duna más alta de Europa: la Duna del Pilat. Con más de 100 metros de altura, esta duna de 200 años de antigüedad te transportará a un universo desértico.

Este enorme banco de arena se hunde directamente en el mar, creando un paisaje surrealista, y es una de las paradas obligadas cuando visitas Aquitania. Tras una agotadora ascensión, podrás admirar espléndidas vistas, volar en parapente o simplemente divertirte sobre la arena.

Bayona

Bayona es una ciudad con un patrimonio arquitectónico muy bien conservado, caracterizado por empinadas calles medievales bordeadas de casas con soportales y fachadas entramadas . El centro está salpicado de bellos edificios como el Château-Vieux, la catedral gótica de Notre-Dame y restos de fortificaciones.

Bayona también se presta al descubrimiento de la tradición vasca, presente en múltiples formas gracias a los numerosos comercios a lo largo de la Nive, donde también encontrarás las Halles de Bayona, un mercado tradicional que sabe deleitar el paladar.

Isla de Ré

5Isola di Ré, Francia

El encanto de la Isla de Ré asombra a sus visitantes. Tras cruzar el puente de la isla de Ré, te sumergirás en un maravilloso ambiente marítimo. Esta gran isla está llena de actividades para probar: más bien llana, se presta perfectamente a explorarla en bicicleta, pasear por las largas playas de arena, hacer surf, windsurf y muchos otros deportes acuáticos.

La ciudad también cuenta con varios monumentos históricos: puedes descubrir la Abadía de Notre-Dame-de-Ré, subir los numerosos escalones del Phare des Baleines para disfrutar de una impresionante vista panorámica de la costa y la isla, visitar el Fuerte La Prée o las fortificaciones de la ciudad de Saint-Martin-de-Ré.

La Rochelle

Pequeña ciudad costera a orillas del Atlántico, La Rochelle conserva el encanto de una animada ciudad de provincias. Destacan sus imponentes fortificaciones del siglo XV: la Tour de la Chaîne, la Tour Saint-Nicolas y la Tour de la Lanterne. Es posible comprar un pase para subir a lo alto de las torres y disfrutar de unas vistas impresionantes de la costa y la ciudad.

El casco antiguo de estilo medieval y las terrazas del Puerto Viejo también son maravillosos para una escapada marinera. No te pierdas el Museo Marítimo para conocer la tradición marinera de la ciudad y el famoso acuario, de 2 plantas y dedicado al mundo marino.

Hossegor

Hossegor es una ciudad encantadora bordeada por magníficas playas de arena que se extienden a lo largo de la costa. Paraíso de los surfistas, goza de excelentes puntos de surf como La Gravière.

Cada año, la ciudad acoge algunas de las competiciones deportivas más prestigiosas, como los pro Quicksilver y Roxy. Por tanto, esta ciudad es una visita obligada para cualquier surfista experimentado, pero también hará las delicias de los principiantes y de quienes simplemente deseen presenciar el espectáculo de los intrépidos surferos.

Saint Jean de Luz

En el corazón del País Vasco y a pocos kilómetros de la frontera española se encuentra San Juan de Luz: es una agradable ciudad de la costa atlántica, que te sorprenderá por sus casas típicas y pintorescas. No dejes de visitar la iglesia de San Juan Bautista y el Fuerte de Socoa.

Además, la ciudad cuenta con hermosas playas a lo largo de la costa, donde nadar, tomar el sol y realizar actividades acuáticas son muy populares entre los turistas. Y tras un ajetreado día de playa, puedes relajarte en las terrazas y disfrutar de la gastronomía típica vasca: los valientes pueden probar el famoso pimiento de Espelette.

Limoges

La animada ciudad de Limoges atrae a los visitantes con sus agradables calles, su catedral Saint-Etienne de Limoges y los jardines del palacio episcopal. Famosa por su porcelana, Limoges también te permitirá descubrir los secretos de estas creaciones en el museo nacional Adrien Dubouché.

A pocos kilómetros de la ciudad, el parque natural regional de Périgord-Limosino y el famoso parque de Millevaches son perfectos para dar agradables paseos en plena naturaleza. Por último, no lejos de Limoges, se desarrolla la triste historia de Oradour-Sur-Glane: del antiguo pueblo, que sufrió una terrible masacre durante la guerra en 1944, sólo quedan ruinas, testigos mudos de una fea página de la historia.

Poitiers

Esta bella ciudad conserva espléndidos monumentos históricos, como la iglesia de Notre-Dame-La-Grande y la catedral de Saint-Pierre.

Últimamente, Poitiers se ha hecho famosa por el asombroso y famoso parque de atracciones Futuroscope , que ofrece muchas atracciones sorprendentes sobre temas tecnológicos y científicos. El parque se actualiza constantemente y siempre se crean nuevas atracciones para adaptarse a las últimas tecnologías.

Sarlat La Cadenat

Sarlat La Cadenat es la capital del Perigord y te transportará a la Edad Media a través de agradables paseos por sus calles peatonales. Toda vestida de amarillo y beige, la ciudad te invita a un viaje fuera del tiempo. Agradable y acogedora, invita a los turistas a visitarla a su aire: quédate en los numerosos cafés y restaurantes con terraza, que sirven las deliciosas especialidades de la región del Perigord, y curiosea en los pequeños talleres de artesanos, que colorean las callejuelas del centro.

Pero Sarlat la Cadenat es sobre todo una ciudad histórica y fortificada con un rico patrimonio arquitectónico: está formada por maravillosos edificios góticos y renacentistas, como el palacio Plamon, el palacio Magnanat o el palacio Vassal y una gran abadía benedictina de origen carolingio.

Cuevas de Lascaux

Descubiertas en 1940 por cuatro adolescentes en Montignac, Dordoña, en el valle del Vézère, las cuevas de Lascaux conservan un patrimonio excepcional de la época prehistórica: arte parietal de 17.000 años de antigüedad. Las escenas, pintadas en las paredes de las cuevas hace más de 15.000 mil años, cuentan historias de caza, de la vida cotidiana e incluso de las constelaciones celestes tal como las veían nuestros antepasados.

Por desgracia, la intensa explotación turística de los primeros años corrió el riesgo de dañar irreversiblemente este tesoro histórico. En efecto, el aliento de los visitantes alteró la superficie de las paredes y en 1955 aparecieron los primeros signos de deterioro. A regañadientes, en 1963, la cueva de Lascaux se cerró al público. Para que los visitantes pudieran admirar estas increíbles obras de arte, se construyó una réplica perfecta a pocos metros de distancia.

Castillo de Castelnaud

1324250 Castelnaud-la-Chapelle, Francia

Clasificado como monumento histórico en 1966, el castillo de Castelnaud domina el valle del Dordoña y domina el pueblo de Beynac al norte y el emplazamiento de los jardines colgantes de Marqueyssac enfrente, en el recodo del río. Propiedad de la familia Rossillon, el castillo construido entre los siglos XII y XV se ha beneficiado de tres grandes campañas de restauración para convertirse hoy en uno de los lugares más visitados del Périgord Noir.

Totalmente dedicado al arte de la guerra en la Edad Media, este castillo fortificado es un sueño para los niños: poderosa torre del homenaje, almenas, reconstrucciones a tamaño natural de máquinas de guerra y una vasta colección de armas y armaduras agrupadas en el Museo de la Guerra en la Edad Media. A lo largo del año, se ofrecen actividades temáticas como pruebas de armadura, demostraciones de tiro con trebuchet o fiestas de disfraces en la temporada de verano.

Pirineos

Al igual que la vecina Occitania, Aquitania también alberga una parte del macizo pirenaico. No te pierdas una parada en Pau, la capital de los Pirineos, con su fuerte cultura vasca.

No puedes perderte una excursión al famoso Pic du Midi d’Ossau: el tren Artouste, el segundo ferrocarril más alto de Francia después del Tranvía del Mont-Blanc, te llevará a más de 2.000 metros de altura, a lo largo de 10 km de increíbles emociones.

En el parque también descubrirás numerosos lagos, circos rocosos y bellos paisajes que sólo los Pirineos encierran.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Los viñedos de Burdeos

Esta es una parada ineludible en la región de Nouvelle-Aquitaine. La ruta del vino es increíble: te esperan viñedos hasta donde alcanza la vista, prestigiosos castillos y pueblos encantadores, arrullados por una luz cálida y rica en colores. Estos paisajes están impregnados de una belleza que te hace soñar.

Los viñedos de Burdeos ofrecen la oportunidad de dar hermosos paseos, siguiendo las 5 rutas del vino que existen en la región, que también se pueden recorrer en coche o en bicicleta para disfrutar de los sublimes paisajes preservando al mismo tiempo estos frágiles entornos.

Además, visitando la ciudad de St-Emilion, la región del Médoc y Pessac, descubrirás los lugares donde se producen algunos de los mejores vinos del mundo. Además de los viñedos, las bodegas y las excelentes catas, podrás admirar prestigiosos castillos que te asombrarán por su belleza y sus exuberantes jardines verdes.

Cómo llegar a Aquitania

A la región de Aquitania llegan varios aeropuertos nacionales e internacionales. Los aeropuertos más cercanos, que ofrecen conexión directa con España, son el de Burdeos, el de Tolosa y el de Marsella.

Alternativamente, puedes considerar la posibilidad de aterrizar en uno de los principales aeropuertos de la capital francesa, el aeropuerto de París Orly o el aeropuerto de París Charles de Gaulle, y continuar después en tren o en coche. De hecho, París está a 6 horas en coche de Burdeos.

Con la línea de alta velocidad L’Océane, puedes llegar a Poitiers en 1 hora y 18 minutos, y en 2 horas a Burdeos. A otras ciudades como La Rochelle, Niort, Arcachon, Pau, Dax, Bayona llega el TGV, la línea directa desde París.

Donde esta Nueva Aquitania

Alojamientos Nueva Aquitania
¿Buscas un alojamiento cerca de Nueva Aquitania?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Nueva Aquitania
Ver disponibilidad

Artículos relacionados

Burdeos

Burdeos

Considerada la capital del vino, Burdeos es una ciudad con mil almas, que ha sabido combinar su aspecto histórico con una fuerte renovación moderna y urbana.
Dordoña – Perigord

Dordoña – Perigord

La Dordoña es conocida en todo el mundo por sus yacimientos prehistóricos, sus pueblos medievales, sus exuberantes viñedos y su excepcional gastronomía, reconocida y refinada.
Poitiers

Poitiers

Poitiers es una maravillosa ciudad de Nueva Aquitania: posee un increíble patrimonio histórico y artístico con monumentos de arte gótico y románico.
Biarritz

Biarritz

En el corazón del País Vasco, Biarritz es una elegante estación balnearia que se ha convertido en la meca de los surfistas por sus embravecidas olas que azotan la escarpada costa.
La Rochelle

La Rochelle

La Rochelle es una encantadora ciudad costera, adorada por su ambiente relajado, su arquitectura medieval y su alma marítima llena de sorpresas.