Normandía

Monte Saint-Michel

La abadía del Monte Saint Michel es el emblema del norte de Francia: con su perfil inconfundible, destaca encantadora sobre la bahía atravesada por las mareas más impresionantes de Europa.

Justo en la frontera con Bretaña, dominando la costa septentrional francesa, se alza una de las siluetas más emblemáticas y pintorescas de Francia, el Monte Saint-Michel. Un lugar de extraordinaria belleza, conocido en todo el mundo por su ubicación única y singular.

La Abadía del Monte Saint-Michel se construyó en un pequeño islote rocoso, rodeado por una magnífica bahía, enclavada entre la península bretona de Grouin y la península normanda de Cotantin.

Clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, el santuario es testigo de las mayores mareas de Europa y encanta a sus tres millones de visitantes anuales con su panorama de cuento de hadas, la belleza del paisaje natural y el encanto del pueblo medieval que lo rodea.

La Abadía del Monte Saint-Michel

Según la leyenda, el santuario del Monte Saint-Michel se construyó en el lugar donde el arcángel Miguel se apareció en sueños al obispo de Avranches. Posteriormente, se fundó una pequeña comunidad de monjes benedictinos y, al mismo tiempo, comenzó a desarrollarse una aldea al pie del santuario para acoger a los primeros peregrinos.

Con el paso del tiempo, la abadía se amplió en varias etapas hasta crear una verdadera proeza arquitectónica: cuatro criptas, dos edificios de tres apartamentos, el claustro y el refectorio de los monjes, en un espacio reducido y limitado. Sólo en la época de la Guerra de los Cien Años estuvo protegida por fortificaciones militares, que le permitieron resistir un asedio de casi 30 años.

Tras la Revolución Francesa, los monjes tuvieron que abandonar la abadía, que se convirtió en prisión estatal. Las mareas y las arenas movedizas hicieron imposible cualquier evasión de esta Bastille des Mers, o Bastilla del Mar, que retuvo a 14.000 prisioneros hasta 1863.

Qué ver en Monte Saint-Michel

La abadía benedictina del Monte Saint-Michel es una joya de la arquitectura religiosa y militar de la época medieval. La estructura ha sufrido muchos cambios a lo largo de los siglos debido a incendios, derrumbes y modernización.

La visita, que sigue un itinerario obligatorio, te permite admirar casi todas las estancias del santuario: sus encantadores patios, el claustro inmerso en el silencio, la iglesia abacial, el refectorio, los jardines interiores, el scriptorium, hasta llegar a la parte más antigua, las criptas románicas .

No hay que perderse las viviendas de los monjes, construidas en estilo gótico normando, y el patio de la iglesia, también conocido como la Terraza del Oeste, desde donde se disfrutan las mejores vistas durante las mareas.

Una visita en verano es maravillosa, cuando la abadía del Mont-Saint-Michel se cubre de magia, con un recorrido nocturno realzado por sonidos y luces.

Entradas y horarios

La abadía está abierta todo el año, excepto el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. Los horarios de apertura varían según la temporada.

Se puede visitar el santuario por cuenta propia, con la ayuda de una audioguía, o participar en una visita guiada, también disponible en español.

Las entradas cuestan 11 euros para los adultos, mientras que la entrada es gratuita para los menores de 26 años residentes en la Unión Europea. El precio no incluye el guía ni la visita con audioguía.

Visita nocturna

Sólo en julio y agosto también es posible participar en una visita nocturna al final de la cual se escenifica un impresionante espectáculo de luz y sonido, ¡muy recomendable!

El pueblo del Monte Saint-Michel

La pequeña aldea, maravilloso ejemplo de arquitectura medieval, se extiende a los pies del santuario y sigue habitada hoy en día: es un pueblo por derecho propio, con su ayuntamiento, su iglesia parroquial y su cementerio. Encaramado y construido alrededor de la abadía, ofrece a los visitantes encantadoras ojeadas a las pintorescas callejuelas e increíbles vistas de la bahía que rodea la isla.

La Gran Calle

La visita al pueblo comienza en la Grand Rue, la calle principal, protegida por tres puertas en rápida sucesión: la Porte de l’Avancée, un pintoresco pasaje, la Porte du Boulevard, que está frente al puente levadizo, y la Porte du Roy. Desde aquí, se asciende hacia la abadía a través del pueblo, que ha conservado sus tiendas y letreros medievales, por una escalera infranqueable de nada menos que 350 escalones.

Desgraciadamente, durante el día, sobre todo en verano, el pueblo es tomado al asalto por los turistas, que se agolpan a lo largo de las estrechas callejuelas y acuden en masa a las tiendas de recuerdos.

Los museos de la ciudad

En el pueblo hay varios museos interesantes para comprender la vida y la historia del Monte Saint-Michel: el Musée Historique, cuenta 1300 años de historia con la ayuda de una rica colección de objetos antiguos; el Musée Maritime, te dará a conocer todos los secretos del fenómeno de las mareas y alberga también una gran colección de 250 maquetas de barcos, mientras que el Archéoscope es un espectáculo multimedia que recorre la historia de este lugar único.

Venelle du Guet

Venelle du Guet es la calle más pequeña del Monte Saint-Michel, apodada Ruelle des cocus. Es tan estrecha que sólo puede pasar una persona a la vez. Para encontrarla, debes tomar la Grande Rue y girar a la izquierda delante del Hotel La Croix Blanche.

La Torre Gabriel

Esta pintoresca torre, construida hacia 1524, protege el lado oeste de la isla. A lo largo del tiempo, ha tenido varias funciones, entre ellas la de molino y, sobre todo, la de faro, una ayuda indispensable para dirigir a los barcos que entran en el Couesnon.

Una pequeña puerta a su derecha da acceso al antiguo muelle: aún se pueden ver las anillas donde atracaban los barcos, testimonio de la actividad marítima en el pasado.

Las murallas

Para sobrevivir a la Guerra de los Cien Años, la isla del Monte Saint-Michel se dotó de murallas fortificadas, que dieron a este increíble lugar su reputación de fortaleza inexpugnable.

Las murallas están unidas por siete torres, que se comunican entre sí gracias a una pasarela abierta al público. No te pierdas el recorrido de las murallas hasta la Torre Norte, uno de los mejores lugares para observar el poder de las mareas. Además, las murallas ofrecen magníficas vistas del pueblo de abajo, de la bahía sin límites y de la abadía.

Las mareas del Monte Saint-Michel

El Monte Saint-Michel es famoso no sólo por su abadía y su pueblo medieval, sino también por el increíble espectáculo de las mareas, que pueden observarse a determinadas horas del día.

De hecho, la bahía del Monte Saint-Michel es el escenario de las mayores mareas de Europa: con la marea baja, el mar retrocede unos 25 metros, mientras que 12 horas más tarde, regresa a gran velocidad con una ola de casi medio metro de altura. En la antigüedad, el aislamiento del santuario en medio del mar lo hacía prácticamente inexpugnable: con marea alta, el pueblo quedaba completamente rodeado de agua, mientras que con marea baja, la bahía se volvía traicionera y peligrosa debido a la presencia de arenas movedizas.

Trabajos de restauración de la marea

Hace unos años, las mareas del Monte Saint-Michel estaban a punto de desaparecer por completo, debido a la acumulación de escombros procedentes del cercano estuario del río Couesnon. La isla corría peligro de encenagarse y quedar rodeada de praderas salinas, perdiendo así su carácter único. Por este motivo, se inició un gran proyecto de reurbanización, que en 10 años permitió restaurar el entorno natural y el ciclo normal de las mareas.

Se ha construido un nuevo puente-pasarela para permitir que el agua circule libremente, sin obstaculizar el fenómeno de las mareas: cuando sube la marea, el agua recupera el paisaje y la isla recobra su carácter marítimo.

Horarios de las mareas en el Monte Saint-Michel

Las mareas del Monte Saint-Michel pueden observarse durante todo el año, pero hay ciertos días que son los más adecuados para admirar este espectacular fenómeno natural.

Estos momentos particulares se denominan los días de las Grandes Mareas: si tienes la suerte de visitar el santuario durante estos periodos, verás mareas espectaculares, con un coeficiente superior a 100. Esto significa que el mar llega a rodear completamente el Monte Saint Michel, que se convierte en una isla por derecho propio. Cuando el fenómeno alcanza su punto álgido, incluso la nueva pasarela queda completamente sumergida, aislando el pueblo durante varias horas.

En general, las mareas más impresionantes son las que se producen 36/48 horas después de la luna llena y la luna nueva. De hecho, el espectáculo natural está determinado por la acción de la luna, que provoca el movimiento de los océanos. Estas indicaciones son sólo orientativas y pueden verse influidas por diversas condiciones. Para planificar tu visita, puedes consultar el Calendario de las Mareas del Monte Saint Michel, donde se indican los días y horas precisos.

Dónde ver las mareas del Mont Saint-Michel

Para observar este fenómeno, te recomendamos que llegues al Mont Saint-Michel al menos 2 horas antes de la marea alta.

Los mejores miradores dentro de la isla son las murallas del pueblo del Mont Saint-Michel y la Terraza Oeste, situada en el parvis de la Abadía.

Las vistas más pintorescas fuera de la isla se encuentran en algunos miradores como Roche Torin en Courtils, Grouin du Sud en Vains-Saint-Léonard o Gué de l’Epine en Val-Saint-Père. Desde aquí podrás admirar la isla completamente rodeada por el mar en todo su esplendor.

Qué hacer en el Monte Saint-Michel

A pesar de su pequeño tamaño, el Monte Saint-Michel ofrece algunas experiencias increíbles únicas en Europa.

El Monte Saint-Michel al anochecer

Durante el día, el Monte Saint-Michel es asaltado por hordas de turistas que descienden en tropel de los autobuses y se agolpan a lo largo de la calle principal. El encanto del lugar se ve definitivamente comprometido. Sin embargo, cuando el pueblo se vacía al anochecer, todo cambia.

Quienes deciden pasar la noche en el Monte Saint-Michel pueden ver cómo las callejuelas del pueblo reviven su magia medieval y participar en visitas nocturnas a la abadía . Por la noche, el santuario se envuelve en un encanto auténtico que parece resurgir directamente de la Edad Media, encanto que se ve acrecentado por los conciertos, los cantos gregorianos y la música sacra interpretada por jóvenes juglares en los rincones más bellos del complejo, que en verano se ilumina con antorchas y braseros.

La subida de la marea alta al atardecer, contemplada en total soledad, es una experiencia increíble: oirás el sonido del agua al subir, el golpeteo contra las rocas, el chillido de los pájaros al elevarse sobre ti y podrás admirar los increíbles colores del sol al descender sobre la bahía. En verano, previo acuerdo, puedes disfrutar de la experiencia única de una travesía nocturna guiada por la bahía: salida a última hora de la tarde, sesión fotográfica al atardecer y regreso al anochecer, con la montaña iluminada de fondo.

Cruzar la bahía a pie

Antaño, en la Edad Media, multitudes de peregrinos se dirigían al santuario del Monte Saint-Michel y cruzaban a pie la bahía hasta la isla.

Muchos visitantes sienten la tentación de caminar y pasear por las interminables extensiones que rodean la abadía: hay que tener mucho cuidado tanto con la marea, que puede pillarte desprevenido (hay señales y folletos con los horarios de las mareas), como con las arenas movedizas que atrapan a los peatones incautos.

Dado que la bahía del Mont-Saint-Michel es escenario de las mayores mareas de Europa, se recomienda encarecidamente ir acompañado de un guía en todo momento. La presencia de arenas movedizas hace que sea poco práctico y peligroso hacerlo por tu cuenta. Incluso hoy en día, la travesía se hace descalzo y es una experiencia absolutamente única: experimentarás una increíble sensación de contacto con la naturaleza y el medio ambiente

Hay muchos tipos diferentes de excursiones: a pie, a caballo, al atardecer, incluso una experiencia en arenas movedizas. Se pueden hacer descalzo o con calzado de neopreno y tienes que salir bien equipado y con la ropa adecuada.

Prueba el presalés de cordero

Una verdadera especialidad gastronómica del Monte Saint-Michel son los corderos prés salés, o corderos criados en los pastos de la bahía.

La carne de estos animales es especialmente deliciosa y famosa por su sabor único, que le ha valido la etiqueta AOC. En efecto, los corderos de la bahía se alimentan de hierba “salada”, que crece en prados salobres, regados con agua de mar rica en sal y minerales. Como resultado, la carne ya es sabrosa y está naturalmente enriquecida con un sabor inconfundible.

Queremos advertirte de que el pueblo de Mont Saint Michel no es el mejor lugar para degustar presalés de cordero: los restaurantes son muy caros y de mala calidad. Es mejor que elijas un buen lugar en los pueblos vecinos, que sin duda son más auténticos y donde pagarás mucho menos por este renombrado plato.

Cómo llegar al Monte Saint-Michel a pie

Si te sobra tiempo y quieres dar un paseo panorámico por la bahía y el Monte Saint-Michel, hay varias rutas desde el aparcamiento que te llevarán a la entrada en 50 minutos.

La ruta del borde este ofrece una vista impresionante de la bahía: es completamente peatonal, accesible a todos y serpentea por un entorno bucólico y arbolado.

El itinerario Oeste conduce a la bahía a lo largo de las orillas del Couesnon, observando la nueva presa del Mont-Saint-Michel, un elemento crucial para restaurar el carácter marítimo del Mont-Saint-Michel, interesante tanto por su función hidráulica como por su arquitectura.

La ruta central del Mont-Saint-Michel es la menos pintoresca: pasa por la localidad del Mont-Saint-Michel (antigua Caserne), donde hay restaurantes, alojamientos y un supermercado.

También se puede recorrer el mismo trayecto con el Maringote, una lanzadera tirada por caballos que te llevará a la entrada del pueblo en unos 25 minutos.

Dónde alojarse en el Monte Saint-Michel

Dormir en el pueblo del Mont Saint-Michel tiene varios inconvenientes: es muy caro, la variedad de alojamientos es limitada y hay que reservar con mucha antelación en los meses de temporada alta. Además, los restaurantes del pueblo son escasos, decididamente turísticos, extremadamente caros y ni siquiera ofrecen una cocina de excelente calidad.

Las ventajas, en cambio, son las de tener el pueblo para ti solo, disfrutar del silencio de las callejuelas estrechas, poder admirar el panorama y el paisaje en total soledad: sólo por la noche resurge el antiguo encanto del pueblo, cuando la multitud de turistas ya ha vuelto al aparcamiento.

Los afortunados que hayan elegido dormir en el interior del Monte Saint-Michel tendrán la oportunidad de retroceder en el tiempo y vivir en armonía el espíritu del lugar. Por la noche, las callejuelas del pueblo reviven la magia medieval y se organizan exclusivas visitas nocturnas a la abadía.

La alternativa más económica y que garantiza una variedad de soluciones diferentes, desde hoteles con encanto hasta B&B en plena naturaleza, es alojarse en los alrededores del Mont Saint-Michel o quedarse en la cercana Saint Malo, donde también encontrarás una animada vida nocturna.

Buscar
Ofrecemos las mejores tarifas Si encuentra menos, le reembolsaremos la diferencia.
Cancelación gratuita La mayoría de los alojamientos le permiten cancelar sin penalización.
Asistencia telefónica h24 en español Para cualquier problema con el hotel, Booking.com lo resolverá.

B&B recomendados en el Mont Saint-Michel

Hostales y Pensiones
Chambres d'Hôtes Les Vieilles Digues
Beauvoir - Route du Mont Saint MichelMedidas extra sanitarias
9.3Fantástico 1.344 opiniones
Reservar
Hostales y Pensiones
Etoile des Grèves
Ardevon - Quartier de la Rive 25 route de la Côte
9.4Fantástico 588 opiniones
Reservar
Hostales y Pensiones
Au p'tit Mont
Ardevon - 5 Route de Saint-GillesMedidas extra sanitarias
9.3Fantástico 531 opiniones
Reservar

Hoteles recomendados en Mont Saint-Michel

Hotel
Hôtel Vert
Monte Saint-Michel - La CaserneMedidas extra sanitarias
8.0Muy bien 5.944 opiniones
Reservar
Hotel
Le Relais Saint Michel
Monte Saint-Michel - La CaserneMedidas extra sanitarias
8.0Muy bien 4.620 opiniones
Reservar
Hotel
Mercure Mont Saint Michel
Monte Saint-Michel - La CaserneMedidas extra sanitarias
8.2Muy bien 4.234 opiniones
Reservar
Ver todos los Hotel

Cómo llegar al Monte Saint-Michel

Desde que se inauguró la nueva presa en 2015, el acceso al Monte Saint-Michel ha cambiado drásticamente y hay varias opciones para llegar a la isla.

Llegar en coche o autocaravana

La mayoría de los turistas llegan al Monte Saint-Michel en coche o furgoneta camper.

Quienes aterricen en los aeropuertos internacionales de París Orly y París Charles de Gaulle y quieran viajar a Normandía para visitar el Mont Saint-Michel tendrán que tomar la autopista A13 en dirección a Caen y luego la A84 en dirección a Avranches – Rennes (337 km). O, si llegas por el valle del Loira, deberás tomar la autopista A11 en dirección a Le Mans, seguir la A81 hacia Fougères y, por último, la A84 hacia Caen.

Si, por el contrario, llegas desde Nantes, debes tomar la autopista A84 en dirección Rennes Avranches Caen (188 km).

Aparcamiento en el Mont Saint-Michel

Una vez cerca del Mont Saint-Michel, debes dejar tu coche en los grandes aparcamientos numerados del P2 al P13.

Los precios varían según el tipo de vehículo e incluyen la lanzadera Passeur gratuita, que te dejará a 400 metros de la entrada principal en unos 12 minutos. La lanzadera sale de la terminal situada junto a la Oficina de Turismo, justo al lado del aparcamiento: el servicio funciona ininterrumpidamente de 8.30 a 17.00 h.

Cómo llegar en tren

Para los que hayan decidido viajar en tren, la estación de ferrocarril más cercana al Monte Saint-Michel está en Pontorson, a unos 9 km.

Hay varias opciones de trayecto, según el lugar de partida:

Llegar en autobús

Si llegas en tren desde París, los autobuses que salen de Pontorson, que está a 9 km, tienen dos paradas en el Mont Saint-Michel: la primera en el pueblo de Le Mont Saint-Michel, primero llamada La Caserne y luego la terminal justo 350 m antes de entrar en el pueblo del Mont Saint-Michel.

Desde la estación de Rennes, los autobuses Kéolis circulan a diario hasta el aparcamiento de lanzaderas.

Por otra parte, la línea 8 de autobuses Normand NOMAD conecta los aparcamientos del Mont Saint-Michel con Granville y Avranches.

Recorridos en autobús desde París

Si estás en París pero no quieres perderte la emoción de ver el Monte Saint-Michel, la solución más cómoda puede ser unirte a una excursión en autobús.

El tiempo en Monte Saint-Michel

¿Qué tiempo hace en Monte Saint-Michel? A continuación se muestran las temperaturas y el pronóstico del tiempo en Monte Saint-Michel para los próximos días.

viernes 19
17°
24°
sábado 20
17°
24°
domingo 21
15°
18°
lunes 22
14°
21°
martes 23
14°
20°
miércoles 24
12°
22°

Informacion util

Dirección

50170 Mont Saint-Michel, France

Contactos

TEL: +33 2 33 60 14 30

Horario

  • Lunes: 09:30 - 18:30
  • Martes: 09:30 - 18:30
  • Miércoles: 09:30 - 18:30
  • Jueves: 09:30 - 18:30
  • Viernes: 09:30 - 18:30
  • Sábado: 09:30 - 18:30
  • Domingo: 09:30 - 18:30

Donde esta Monte Saint-Michel

El Monte Saint Michel es una pequeña isla situada en la costa norte de Francia, en la desembocadura del río Couesnon: se encuentra en la frontera entre Normandía y Bretaña.

Alojamientos Monte Saint-Michel
¿Buscas un alojamiento cerca de Monte Saint-Michel?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Monte Saint-Michel
Ver disponibilidad