Valle del Loira

Qué ver en el Valle del Loira

El Valle del Loira no sólo es rico en castillos, sino que también ofrece pueblos, ciudades y paisajes de postal que harán que tu viaje sea variado y rico en emociones.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

La región del Valle del Loira no sólo ofrece un triunfo de magníficos castillos medievales y renacentistas, sino también una variedad de paisajes armoniosos atravesados por vías fluviales y suaves viñedos, pueblos pintorescos y ciudades ricas en arte e historia.

Este sinuoso y encantador valle que sigue el curso del río Loira es el mayor enclave francés del Patrimonio Cultural Vivo de la UNESCO.

Gracias a la elevada presencia de castillos de increíble valor arquitectónico, encantadoras ciudades históricas como Blois, Chinon, Tours, Orleans y Saumur y un delicioso paisaje natural, el Valle del Loira es un admirable ejemplo de fusión de arte, historia y naturaleza.

En un radio de pocos kilómetros, un maravilloso rincón del Valle del Loira resume toda la belleza del territorio francés y constituye un cuadro completo del Renacimiento y del Siglo de las Luces.

Ciudad

Nantes

En las fronteras del sur de Bretaña, Nantes es la capital del Loira Atlántico. Con un glorioso pasado en el comercio fluvial, es una ciudad rica en fermento cultural: ha sabido reinventarse y mezclar hábilmente lo antiguo y lo nuevo, revitalizando barrios abandonados y fábricas en desuso.

El centro histórico, caracterizado por el imponente Castillo de los Duques de Bretaña y la majestuosa Catedral, cuenta con varios barrios antiguos, entre ellos Le Bouffay, famoso por sus casas de entramado de madera y su animada vida nocturna.

Pero es sobre todo el arte lo que encanta a los visitantes: la ciudad está salpicada de instalaciones contemporáneas, mientras que las Máquinas Gigantes de la Isla de Nantes mezclan los mundos de Julio Verne, que vivió aquí, con los inventos de Leonardo, creando un bestiario mecánico fabuloso y casi onírico.

Más informaciónes

Orléans

A pesar de ser una de las pocas ciudades del Loira sin castillo, Orleans es una ciudad llena de encanto, arte e historia: una imponente catedral, pintorescas casas con entramado de madera, museos y parques llenos de flores. La catedral de Sainte-Croix es sin duda la mayor atracción de la ciudad: el estilo gótico encanta por su complejidad y la coherencia de cada elemento, desde los rosetones hasta las bóvedas ricamente nervadas.

En la Casa de Juana de Arco, en cambio, podrás recorrer la etapa de la joven heroína en la ciudad: hay numerosas referencias en el centro, como su estatua en el Quai Fort de Tournelles, desde donde partió su asalto, o la Place du Martroi con su estatua ecuestre o las calles por donde fue llevada en triunfo.

Admira las obras de grandes pintores como Correggio, Tintoretto o Velázquez en el Museo de Bellas Artes y disfruta de un relajante paseo junto al río por el Quai du Chatelet o la Rue de Bourgogne, descubriendo antiguas mansiones y agradables tiendecitas.

Más informaciónes

Blois

Con vistas al río, la ciudad de Blois encanta por su atmósfera intrigante y mágica: castillos donde se cometieron crímenes, museos de magia, casas antiguas con tejados de pizarra. Un lugar verdaderamente único para alojarse.

La catedral de estilo gótico es uno de los puntos culminantes de tu visita a la ciudad, junto con la Torre Beuvoir desde la que podrás disfrutar de una espléndida vista y las dos casas de entramado de madera más bellas, la Maison des Acrobates y la Maison Denis Papin.

No te pierdas la Maison de la Magie, el museo dedicado a Robert Houdin, el padre de la magia: una parada que hará soñar a grandes y pequeños y te transportará a un mundo asombroso.

Los amantes del vino, por su parte, pueden detenerse en la Maison du Vin de Loire et Cher.

Más informaciónes

Amboise

Amboise, refinada ciudad con vistas al Loira y dominada por su famoso castillo, revela toda su belleza desde el otro lado del río, ofreciendo un panorama de postal.

La ciudad tiene importancia histórica y artística: Leonardo da Vinci pasó aquí los últimos años de su vida. En el Chateau du Clos Lucé, la última casa de Leonardo, donde diseñó sus últimos inventos y donde murió, es posible ver algunas de sus intuiciones más ingeniosas: 40 máquinas fantásticas construidas por IBM siguiendo al detalle los escritos del gran artista.

Para sumergirte en atmósferas orientales y realizar una visita diferente, puedes admirar en cambio la Pagode de Chanteloup, rodeada de naturaleza, con vistas a un pequeño lago y único vestigio del castillo del duque de Choiseul.

Más informaciónes

Tours

La chispeante y joven ciudad de Tours impresiona por su ambiente animado y sus barrios históricos llenos de encanto e historia: una espléndida catedral gótica, casas con entramado de madera, jardines de flores y animadas placitas con mesas al aire libre.

En el casco antiguo, paseando por las callejuelas del centro, podrás admirar tiendas y bistrós donde curiosear o degustar delicias locales. La plaza Plumerau es un ejemplo de este ambiente mezclado con la animación de los universitarios y la belleza de las casas de pizarra que esconden rincones encantadores como la plaza St Pierre de Puellier.

La catedral de Saint-Gatien es el centro de tu visita a la ciudad, con su estilo gótico flamígero y sus maravillosas vidrieras, se alza sobre el casco antiguo con su belleza intemporal. No lejos de la catedral, cerca del río, hay algunas calles antiguas que escaparon a los bombardeos: la calle de Colbert es sin duda una de las más antiguas y en una tienda de la calle Juana de Arco se hizo fabricar su armadura.

En el Museo de Bellas Artes se pueden admirar obras de Rembrant y Monet.

Más informaciónes

Angers

Angers es una ciudad animada, llena de historia y encanto, donde lo antiguo y lo moderno se mezclan a la perfección. Te esperan un hermoso paseo ribereño, casas con entramado de madera, un imponente castillo, cafés al aire libre, tiendas interesantes y muchos parques donde pasear relajadamente: ¡excelentes ingredientes para una estancia agradable y alegre!

La orilla derecha abarca el casco antiguo, el castillo y la catedral, mientras que la izquierda está ocupada por el encantador barrio de Doutre.

La antigua fortaleza de Angers muestra al visitante toda su impresionante grandeza con sus 17 torres de piedra de 50 metros de altura que recorren un perímetro de más de un kilómetro: se pueden admirar en toda su fuerza siguiendo el camino de ronda. En el interior de las murallas, maravillosos jardines y las graciosas estancias reales donde se consumaba una rica vida cortesana.

Pero la verdadera joya del castillo se guarda en el interior de las murallas, el Tapiz del Apocalipsis: un inmenso tapiz que te dejará sin palabras gracias a sus 103 metros, sólo superado en tamaño por el de Bayeux. Con sus espectaculares colores y su elegante tejido, se crea una vívida y emocionante narración que cuenta la historia de la caída de Babilonia en una atmósfera de terror y pánico muy similar a la de una representación cinematográfica.

Más informaciónes

Bourges

La maravillosa ciudad medieval de Bourges atrae a miles de turistas cada año. Hay mucho que ver en Bourges: la imponente catedral gótica con sus maravillosas vidrieras, las casas de entramado de madera de las pintorescas callejuelas del centro, los palacios medievales y las murallas romanas.

El centro histórico es una maraña de callejuelas medievales con pintorescas casas de entramado de madera, entre las que destaca la catedral de Bourges: un magnífico ejemplo del gótico francés, una de las más grandes de Europa, famosa por sus hermosas vidrieras que crean fabulosos juegos de luz y color en el interior de la iglesia.

No te pierdas un paseo por las murallas romanas para admirar el esplendor de la antigua Roma en esta región.

Bourges es también una base excelente desde la que explorar los alrededores, rodeados de viñedos y bosques y llenos de castillos, abadías y magníficos jardines.

Más informaciónes

Chartres

Aunque no se encuentra exactamente en los itinerarios clásicos del Valle del Loira, la maravillosa ciudad de Chartres merece un desvío o una parada (sobre todo si viajas a/desde París) por su belleza arquitectónica y artística.

El barrio que rodea la catedral y bordea el río Eure merece una visita y un paseo. La mejor vista de la catedral es desde la pasarela que cruza el río hacia la otra orilla.

La calle más pintoresca del centro es sin duda la calle de Ecuyers, con sus casas antiguas y sus rincones encantadores.

Más informaciónes

Saumur

Saumur ofrece a sus visitantes una de las vistas más románticas y evocadoras de la región, sobre todo al atardecer, cuando el Loira se tiñe de rojo. Las torres puntiagudas del castillo y la iglesia contrastan con los tejados de pizarra oscura que se reflejan en las aguas del Loira: ¡no te lo puedes perder!

Además del magnífico castillo, la ciudad de Saumur ofrece una ciudadela histórica llena de calles serpenteantes, casas antiguas y rincones pintorescos que te transportarán a la época medieval, como la calle Saint-Jean.

Pasea para admirar el ayuntamiento, de estilo entre gótico y renacentista, y la iglesia Saint-Pierre, exquisitamente medieval.

Más informaciónes

Le Mans

Ligeramente alejada de los caminos trillados del Valle del Loira, la animada ciudad de Le Mans es famosa en toda Europa por las 24 Horas de Le Mans, una famosa carrera automovilística.

En realidad, Le Mans tiene un interesante y rico centro histórico, con la imponente catedral gótica de San Julián, antiguas murallas que datan de la época del Imperio Romano y un gran parque urbano, el Arco de la Naturaleza, con más de 500 rutas de senderismo y ciclismo.

Pueblos y aldeas

Chinon

Chinon es una de las ciudades más pintorescas y románticas del Valle del Loira, gracias a sus antiguas calles que descienden hasta las orillas del río Vienne y al gran castillo que domina la ciudad y ofrece magníficas vistas desde el puente. A su alrededor hay viñedos hasta donde alcanza la vista y una parte de la región llena de encanto y belleza.

Además del magnífico castillo, no te pierdas la iglesia gótica de San Mauricio y la flamante iglesia gótica de Saint-Etienne.

Mientras paseas por las sinuosas callejuelas del casco antiguo, admira el Palais du Bailliage, un antiguo tribunal de justicia y dos rincones pintorescos, el Grand Carroi, el centro de la ciudad que aún conserva las casas más antiguas, y la Empasse des Caves-Painctes, una pequeña carretera que conduce a las Bodegas Pintadas, donde se almacenaban los vinos y donde aún hoy se celebran los rituales de la Cofradía de los Panaderos: ¡visita con degustación!

Más informaciónes

Loches

La encantadora ciudad de Loches te hará viajar a la Edad Media gracias a su casco antiguo encaramado al río Indre, rodeado por un poderoso anillo de murallas y muros: te encantará la belleza de sus casas antiguas salpicadas de bistrós, tiendas y mercados.

Merece la pena sobrepasar las murallas para admirar la vista hasta la Porte des Cordeliers.

Desde el castillo de Loches hay una panorámica impagable, y una visita te dejará impresionado con sus dos partes: el Vieux Logis, una imponente y maciza casa solariega, y el Nouveau Logis, de estilo gótico y con función residencial. El torreón medieval, famoso por sus terribles mazmorras, de las que nadie salió vivo, se puede visitar y desde lo alto hay una hermosa vista de los jardines.

Argenton-sur-Creuse

Esta ciudad de origen medieval se llama también la Venecia de Berry y está dividida en dos por la Creuse, el río que atraviesa el casco antiguo.

Este encantador pueblo hechizó a Antoine de Saint-Exupery, el autor de El Principito, y también te hechizará a ti si decides dar el pequeño paseo que une el Vieux Pont y el Pont Neuf: podrás admirar un hermoso panorama con la iglesia gótica, las casas antiguas, los molinos y las casas reflejadas en el agua del río y luego volver a subir a la ciudad alta.

En los alrededores, no te pierdas el asentamiento romano de Argentomagus: construido sobre una vasta meseta, este núcleo arqueológico conserva pequeños tesoros como un teatro, un puente, una casa notarial, una fuente y un asentamiento con necrópolis. El pueblo medieval de Saint-Marcel también merece una parada para admirar sus bonitas calles y fortificaciones.

Gien

Gien es una hermosa ciudad que domina el Loira: la vista desde el otro lado del río es imperdible y puedes admirar la iglesia y el castillo que dominan la ciudad. Desgraciadamente, la iglesia dedicada a Juana de Arco no es más que una perfecta reconstrucción de la original, pero en su interior hay una interesante exposición que ilustra la vida de la heroína.

En las inmediaciones, merecen una visita la iglesia de Germigny-des-Pres, un rarísimo ejemplo de arquitectura carolingia con un magnífico mosaico e interiores bizantinos, y la basílica de Saint-Benoit-sur-Loire, una obra maestra de estilo románico caracterizada por pórticos, claustros y naves de piedra blanca y una cripta única.

Cerca hay también dos pequeños castillos, el Chateau de Blancafort, situado en 5 hectáreas de parque y con vistas al Canal de la Sauldre, y el Chateau de la Verrerie, una encantadora casa solariega rodeada por el bosque de Ivoy y utilizada ahora como hotel de lujo.

Un lugar muy especial es el Pont-Canal de Briare. Construido en 1896, es una obra maestra de la ingeniería: es un canal que fluye por un puente sobre el Loira. También se puede recorrer en barcos turísticos.

Por último, no te pierdas un paseo hasta Aubugny-sur-Nère, un pequeño pueblo con características casas de entramado de madera.

Sancerre

El encaramado pueblo de Sancerre domina un magnífico panorama donde los exuberantes viñedos se extienden hasta donde alcanza la vista. La mejor vista de los viñedos se puede admirar desde la explanada Porte César mientras que, para apreciar y degustar los vinos de Sancerre, puedes visitar la Maison des Sancerre: la finca ofrece un paseo por los viñedos, degustaciones y la posibilidad de aprender técnicas y nociones de vinificación.

También merece la pena visitar la Tour des Fiefs, la única torre que queda del antiguo castillo de la ciudad, que ofrece una hermosa vista panorámica desde lo alto.

Esta pequeña ciudad te cautivará por su plácida tranquilidad, sus rincones pintorescos y sus numerosas tiendas de artesanía local.

Los alrededores de Sancerre albergan varios castillos pequeños pero encantadores, como el Chateau de Menetou-Salon, rodeado de bosques y viñedos, el Chateau de Maupas, enclavado en un parque con parterres de estilo francés, y el Chateau de Boucard, el más pintoresco, con sus fosos y torrecillas de castillo de cuento de hadas de perfecto estilo medieval.

Si, por el contrario, quieres dar un magnífico paseo por jardines perfumados, puedes ir a los Jardines Artísticos de Drulon, donde el arte se funde con la naturaleza, y a los Jardines del Prieuré Notre-Dame d’Orsan, creados por monjes para meditar y vivir en serenidad, con claustros, laberintos, huertas, huertos y espacios místicos.

Lavardin

El romántico pueblo de Lavardin está dominado por las ruinas de su castillo medieval, encaramado en un promontorio rocoso. Tomando un sendero detrás de la iglesia del pueblo, podrás admirar las casas trogloditas y las antiguas bodegas excavadas en la roca, donde muchos de los aldeanos siguen viviendo hoy en día. No te puedes perder la vista del río Loir desde el puente gótico.

En los alrededores, puedes llegar al pueblo de Villiers-sur-Loir para dar un paseo por los viñedos. También merece la pena detenerse en Les Roches-l’Eveque, que conserva varias viviendas trogloditas especialmente impresionantes, así como en el pueblo de Troo, dispuesto en varios niveles unidos por pintorescos pasadizos, antiguas callejuelas y pasadizos dominados por una fortaleza medieval.

Si aún no te has cansado del castillo, te recomendamos el Manoir de la Possonnière, de estilo renacentista con sabor italiano, y el Chateau de Poncé sur le Loir, elegante, refinado y rodeado de jardines geométricos.

Romorantin-Lanthenay

Esta encantadora ciudad está situada en el corazón de la Sologne y es un excelente punto de partida para explorar la zona. Atravesada por el río Sauldre, que se divide en numerosos canales salpicados de viejos molinos, la ciudad está adornada con palacios renacentistas y casas antiguas. No te pierdas un paseo por el río y los puentes desde los que podrás disfrutar de espléndidas vistas.

El Museo de Sologne, dedicado a la cultura y el territorio locales, está ubicado en tres lugares con diferentes ambientes: el Moulin du Chapitre, que ilustra las características naturales de la zona, los castillos, la vida local y la artesanía antigua; el Moulin de la Ville, por su parte, cuenta la historia de la ciudad y la presencia de Leonardo da Vinci, que diseñó aquí un palacio real y canales; y, por último, la Tour Jacquemart, con exposiciones temporales.

Vendome

Otra encantadora ciudad del Loira es Vendome, construida sobre una serie de islotes en el Loir, conectados por puentes y llenos de casas antiguas con tejados de pizarra.

Uno de los tesoros de la ciudad es sin duda la Abadía de la Trinidad, una de las más famosas de Francia gracias a una reliquia especialmente preciosa: la lágrima derramada por Cristo sobre la tumba de Lázaro. El complejo incluye la iglesia abacial de estilo gótico tardío, un magnífico claustro del siglo XVI y un museo.

Para dar un agradable paseo con una vista panorámica de la ciudad, puedes ir a los Jardines Públicos, que se inclinan suavemente hacia las orillas del Loir. La vista de las ruinas del castillo encaramado en lo alto de una colina sobre el Loir también es muy pintoresca.

Gargilesse-Dampierre

Un pueblo encantado y encantador cuyas pintorescas calles han inspirado a poetas y pintores como George Sand y Claude Monet.

Además de la espléndida iglesia románica, podrás admirar un castillo, antigua residencia de los señores feudales locales, que alberga un hermoso parque que desciende hasta el río y desde el que podrás disfrutar de una bella panorámica.

Los aficionados a la literatura también pueden visitar la casa de George Sand, una casa de campo que fue escenario de sus novelas.

Chateaudun

El casco antiguo, al pie del castillo, es especialmente encantador y merece la pena visitarlo para dar un agradable paseo junto al Loir. Las calles más pintorescas son sin duda la rue du Chateau, adornada con antiguas casas de entramado de madera, la rue de la Cuirasserie y la place Cap de la Madeleine, con su abadía agustina y su ayuntamiento.

La Venelle des Ribaudes también es interesante por su vista sobre el valle y el paseo a lo largo del promontorio del castillo. Los amantes del género, por su parte, pueden visitar las Cuevas de Foulon, que se extienden bajo el pueblo.

Bazouges-sur-le-Loir

Este encantador pueblo parece sacado de un libro de cuentos. Un espigado castillo de cuento de hadas reflejado en el río, rodeado de jardines de estilo francés, antiguos molinos, una naturaleza exuberante y un hermoso pueblo encerrado en torno a una iglesia románica.

Nacido como fortaleza, el castillo se transformó más tarde en una residencia señorial y elegante. Si quieres visitarlo, no te pierdas la capilla angevina y los magníficos jardines.

Abadías

Abadía de Notre-Dame de Fontgombault

22L'Abbaye, 36220 Fontgombault, Francia

La abadía de Fontgombault es una verdadera obra maestra del arte románico: imponente, lineal y espléndida en su sencillez. Un rincón de paz y silencio rodeado de verdor y con vistas a Creuse.
Aún habitada por monjes, refleja toda la serenidad de los lugares de fe: puedes escuchar cantos gregorianos, pasear por los claustros y saborear el silencio y la paz.

Abadía de Noirlac

23Noirlac, 18200 Bruère-Allichamps, Francia

Esta magnífica abadía cisterciense deslumbra en el paisaje campestre gracias a su piedra blanca y a su ambiente del viejo mundo.

A medio camino entre los estilos románico y gótico, conserva todo el espíritu de la vida monástica: sencillez de formas, pureza de líneas y una atmósfera silenciosa. Un paseo por los claustros arqueados merece la pena.

Además, de primavera a otoño, se organizan eventos y festivales de música para amenizar las cálidas tardes de verano.

Abadía de Fontevrault

2449590 Fontevraud-l'Abbaye, Francia

Fontevraud no es sólo una abadía, sino una auténtica ciudadela monástica, el mayor complejo de toda Francia, un lugar con un ambiente acogedor que se ha mantenido intacto a pesar del paso de los siglos. Fundada en 1099 como internado para alojar a viudas y jóvenes de la aristocracia, pero suprimida más tarde por la Revolución Francesa y convertida luego en prisión por Napoleón, no volvió a su antigua función hasta la década de 1960, tras un largo proceso de restauración.

Además de la sala capitular, no dejes de visitar el refectorio de estilo gótico y las magníficas cocinas románicas con ocho inmensas chimeneas. Por último, la iglesia románica es realmente impresionante y sin duda merece una visita.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo