Valle del Loira

Castillo de Chenonceau

Dominando las aguas del río Cher, el castillo de Chenonceau, con su gracia y elegancia, parece sacado de un libro de cuentos y cuenta la historia de mujeres extraordinarias.

Considerado uno de los castillos más famosos y románticos del Valle del Loira, el castillo de Chenonceau es uno de los mayores testimonios del refinamiento y la elegancia del Renacimiento, gracias a la riqueza de sus decoraciones, mobiliario y, sobre todo, de sus jardines. Y esto no es casualidad.

A menudo se le llama el Castillo de las Mujeres, ya que fue construido, diseñado y ampliado por una serie de mujeres extraordinarias e insólitas, como Caterina Briçonnet, Diana de Poitiers, Caterina de’ Medici y Madame Dupin, que lo amaron y preservaron de conflictos y guerras.

Cada rincón del castillo refleja la huella femenina, con su gracia y elegancia. Sobre todo, son los jardines los que lo hacen tan especial: la parte creada por Diana de Poitiers contiene una fuente que lanza un chorro de agua de seis metros de altura, mientras que la cuidada por Caterina de’ Medici cuenta con una superficie de 5.500 kilómetros cuadrados, un laberinto de más de una hectárea y un jardín botánico.

La historia de Chenonceau

Conocido como el “castillo de las damas“, la historia de Chenonceau está indisolublemente ligada a la de las extraordinarias figuras femeninas que han habitado esta elegante residencia, cada una de las cuales ha dejado su propia huella distintiva.

La primera dama del castillo fue Catalina Bricconet, esposa de Tomás Bohier, secretario de finanzas del rey Francisco I. Fue la señora del castillo quien dio vida al refinado aspecto de estilo veneciano del castillo al hacer demoler la fortaleza medieval original. Además, Caterina inició la construcción de los primeros jardines.

Le siguió Diana de Poitiers, la favorita del rey Enrique II: gracias a su posición de poder, Diana hizo crear unos jardines espectaculares y construyó el famoso puente sobre el río Cher, que dio al castillo su forma sofisticada.

La gran protagonista de la residencia fue sin duda Caterina de’ Medici: como viuda del rey, se distanció inmediatamente de su rival Diana e hizo construir la galería de dos apartamentos donde organizó suntuosas fiestas durante su regencia. Mientras tanto, educó al futuro rey Enrique III.

Cuando murió su marido, el rey Enrique III, Luisa de Lorena vistió de luto de blanco, vistiendo únicamente ropas blancas, según la etiqueta de la corte. Viuda y sin posesiones, la reina morganática (es decir, sin títulos ni privilegios) pasaba sus días leyendo y rezando. Fue la única mujer que no hizo mejoras en el castillo, encerrada en una burbuja de luto y dolor. Su muerte marcó el final de la historia real en Chenonceau.

Le siguió Louise Dupin, que representaba, orgullosa e independiente, el nuevo Siglo de las Luces. Louise se hizo cargo del castillo, convirtiéndolo en un brillante salón, frecuentado por filósofos de la talla de Montesquieu, Voltaire y Rousseau. Será ella quien defienda el castillo del hacha de la Revolución.

Nueva era, nueva amante. Perteneciente a la burguesía industrial, Marguerite Pelouze decide hacer de la finca el espejo de su éxito: tras gastar una fortuna en restaurarla, acaba en la miseria.

Por último, llega Simone Menier, enfermera jefe: ella administrará el hospital instalado en las dos galerías del castillo, donde se tratará a más de 2000 heridos de guerra hasta 1918.

Qué ver en el castillo de Chenonceau

El castillo de Chenonceau es una vista espectacular que deja sin aliento a los visitantes: el blanco cegador de la piedra contrasta con los tejados oscuros y puntiagudos de pizarra negra.

El edificio, sinuoso y elegante, parece flotar sobre el agua: de hecho, sus cimientos se encuentran en las profundidades del río Cher, creando magníficos reflejos y creando un panorama excepcional.

Los jardines

La visita a la finca comienza por los jardines: inmensos, imaginativos, cuidados, idílicos, cada uno de los cuales refleja el carácter, la historia y la personalidad de la persona que los diseñó y encargó.

Pasear por estos jardines en primavera y verano es una fiesta para los ojos: te sumergirás en geometrías coloridas, un esplendor de rosas diferentes. Te esperan más de 40.000 plantas con flores cultivadas y distribuidas por las 70 hectáreas del parque.

Los Jardines de Diana de Poitiers

A diferencia de las otras partes de la finca, estos jardines están elevados por un zócalo para evitar que se inunden durante las crecidas del río Cher.

Están trazados al estilo tradicional francés, basado por tanto en la simetría y la decoración refinada. Los jardines se embellecen con estatuas y la presencia de juegos de agua y grandes perspectivas. Tienen forma rectangular, formada por 8 segmentos triangulares: en el centro se alza una fuente con un poderoso surtidor de varios metros de altura.

Los jardines de Caterina de’ Medici

Los jardines italianos de Caterina son sin duda los más imaginativos y los más creativos. Situados en una terraza que da directamente al río Cher, los jardines se disponen en torno a un estanque circular con caminos decorados con rosas de todas las variedades y arbustos de lavanda. Más íntimo y acogedor, el jardín de Catherine es el epítome de la elegancia: los caminos que dan al agua y al parque ofrecen una magnífica vista de la fachada oeste del castillo.

Catherine también fue responsable del diseño de un magnífico laberinto italiano, creado con 2000 plantas de tejo y rodeado por el pequeño jardín de las Cariátides.

El jardín de flores

El jardín de flores es un lugar tranquilo y bucólico, organizado en doce cuadrados bordeados de manzanos y rosales arbóreos. Una docena de jardineros cultivan un centenar de variedades de flores, necesarias para la decoración floral del castillo, más de 400 especies de rosas. De hecho, cada día, todas las habitaciones de la mansión se decoran con arreglos florales frescos.

También se producen extraordinarias hortalizas y flores, como tuberosas y agapantos. Un verdadero paraíso para los amantes de las plantas. Cerca del huerto, también está el Parque de los Asnos.

La granja y los establos

La granja es un magnífico complejo de edificios del siglo XVI: alberga los establos de Caterina de’ Medici.

En su interior se encuentra la Galería de carros y vehículos de combate, alojada en el gran establo de la granja: puedes admirar una vasta colección de vehículos tirados por caballos para uso noble o agrícola. Algunos vehículos son exquisitamente franceses como el Tonneau, otros de origen inglés como el Tilbury o el Break. Un precioso testimonio de un pasado no muy lejano.

Los interiores

El castillo tiene una disposición cuadrada en cuatro niveles: cada planta tiene un pasillo central que da acceso a las distintas salas.

En el interior de las distintas salas encontrarás numerosas obras maestras de Murillo, Tintoretto, Nicolas Poussin, François Clouet, Correggio, Rubens, así como una vasta colección de tapices, muebles, cuadros y objetos de época.

No hay que perderse los aposentos de las damas de Chenonceau: la cámara de Caterina de’ Medici, la cámara de Diana de Poitiers, la cámara de las Cinco Reinas y la cámara de Carlos de Vendôme, en las que predominan las grandes chimeneas, las majestuosas camas con dosel y los maravillosos tapices. A diferencia de todas las demás, la cámara de Luisa de Lorena es una estancia muy sombría, inconfundible por sus paredes negras decoradas con símbolos de luto. De hecho, cuando murió su marido Enrique III, ella convirtió el castillo en un lugar dedicado al duelo y al encierro.

Las cocinas, situadas en los sótanos de los dos primeros pilares del puente, también son hermosas: se inundaban cada vez que crecía el río. Podrás admirar todos los utensilios y objetos de la época, las grandes chimeneas utilizadas para cocinar, los utensilios empleados para preparar las comidas, la carnicería, la despensa y los amarres para descargar los alimentos.

La Galería de los Médicis

Esta maravilla arquitectónica fue diseñada y encargada por Catalina de Médicis, que organizó aquí ceremonias y fiestas en honor de su hijo Enrique III. Esta inmensa pasarela mide nada menos que 60 metros de largo, 6 metros de ancho y está iluminada por 18 ventanas que se asoman a las aguas del río Cher, proporcionando una vista encantadora.

Con su suelo de toba y pizarra a cuadros y sus paredes blancas y brillantes decoradas con efigies de personajes históricos, la galería refleja el carácter alegre de la anfitriona.

La Galería de la Cúpula

En el lado oeste del patio se encuentra la Galería de la Cúpula, un edificio secundario que alberga dos salas muy interesantes. Por un lado visitarás la Spezieria: Caterina de’ Medici, gran amante de las hierbas, las especias y los venenos, coleccionaba plantas medicinales. Por eso quiso crear una vasta colección de hierbas, guardadas en maravillosos frascos de boticario.

Al lado está la Infermeria, una fiel reconstrucción del hospital militar que se había instalado en la Galleria de Medici durante la Primera Guerra Mundial, para curar a los heridos del conflicto. De hecho, la Galleria Medici podía albergar 120 camas. En el apartamento inferior, en cambio, se instaló un quirófano, que contaba con una de las primeras máquinas de rayos X de la época.

El invernadero

Con vistas a los jardines y destinada originalmente a proteger los naranjos y limoneros del frío durante el invierno, la Orangerie es hoy un restaurante gastronómico galardonado con una estrella Michelin. La gran cocina y el refinamiento en la mesa son una tradición cultivada a lo largo de los siglos en el castillo de Chenonceau, donde se celebraban grandes banquetes suntuosos.

El matrimonio de Enrique II y Caterina de’ Medici fue también una asociación entre la gastronomía francesa y la cocina italiana. Aquí, en el castillo, se seguía con siglos de antelación la tendencia moderna de consumir productos locales, siguiendo el ritmo de las estaciones, con preferencia por lo que se cultivaba localmente en lugar de manjares de tierras lejanas.

Entradas y horarios

El castillo está abierto todos los días del año, con horarios que varían según las estaciones. El castillo y la tienda permanecen accesibles 30 minutos después del cierre de la taquilla.

Las visitas al castillo son gratuitas: puedes utilizar un folleto o una audioguía disponible en 11 idiomas.

Los jardines están incluidos en la entrada y son especialmente impresionantes en los meses de primavera, cuando la rosaleda está en su máximo esplendor.

en Español
4,6 / 5
1.208 opiniones reales y verificadas
¿Quieres tu propio castillo? Bueno, tenemos una buena alternativa. Visita el mágico castillo de Chenonceau que lleva asentado aquí de una forma u otra desde el siglo XII.

Entradas combinadas

Si, además del castillo de Chenonceau, tienes intención de visitar otros castillos del Loira, puede que te convenga un billete combinado que ofrezca un descuento sobre el precio total.

Billete combinado Chenonceau + Chambord

Visitas guiadas al castillo de Chenonceau

No hay visitas guiadas oficiales al castillo, pero puedes descargarte gratuitamente la aplicación para móvil Découvrir Chenonceau: esta herramienta te será muy útil para descubrir todos los rincones del castillo, conocer su historia y preparar tu visita.

Cómo llegar a Chenonceau desde París

El castillo de Chenonceau se encuentra en la provincia de Turenne y se puede llegar fácilmente desde París: muchos turistas visitan el castillo junto con una estancia en la capital francesa.

En coche

Chenonceaux está a sólo 214 km de París y a 34 km de Tours, la ciudad más cercana. Llegar al castillo desde la capital francesa lleva unas 2 horas por la autopista A10, saliendo en Blois o Amboise.

En tren

Quienes prefieran viajar en transporte público pueden llegar cómodamente al castillo de Chenonceaux en tren desde París con dos opciones: se tarda 1 hora y 40 minutos en tren TGV, el tren de alta velocidad, desde la estación del aeropuerto de París Charles de Gaulle hasta la estación de St. Pierre des Corps, o 1 hora en tren TGV desde la estación de París Montparnasse hasta la estación de St.

Una vez que llegues a St. Pierre des Corps, haz transbordo y toma un tren regional, que te llevará directamente a la estación de Chenonceaux, situada a 200 metros a pie de la taquilla del castillo, en 25 minutos.

Excursión desde París

Dónde alojarse en Chenonceaux

El castillo de Chenonceau está situado a orillas del río Le Cher y rodeado de un encantador paisaje bucólico y de una serie de pueblos encantadores.

La oferta de alojamiento es amplia en un radio de 15 km: puedes elegir desde hoteles con encanto en confortables y elegantes edificios de época hasta B&B regentados por lugareños acogedores y atentos a todas tus necesidades.

Buscar
Ofrecemos las mejores tarifas Si encuentra menos, le reembolsaremos la diferencia.
Cancelación gratuita La mayoría de los alojamientos le permiten cancelar sin penalización.
Asistencia telefónica h24 en español Para cualquier problema con el hotel, Booking.com lo resolverá.

Hoteles y pensiones recomendados cerca del Castillo de Chenonceau

Hotel
Auberge du Bon Laboureur Chenonceaux
Chenonceaux - 6 rue BretonneauMedidas extra sanitarias
8,8Fabuloso 1.074 opiniones
Reservar
Hotel
Hotel La Roseraie
Chenonceaux - 7 rue Dr Bretonneau
7,8Bien 722 opiniones
Reservar
Casa de vacaciones
Le Loft
Chenonceaux - 2-4 rue CusenierMedidas extra sanitarias
8,1Muy bien 36 opiniones
Reservar
Ver todos los alojamientos

El tiempo en Castillo de Chenonceau

¿Qué tiempo hace en Castillo de Chenonceau? A continuación se muestran las temperaturas y el pronóstico del tiempo en Castillo de Chenonceau para los próximos días.

sábado 24
11°
domingo 25
10°
lunes 26
11°
martes 27
11°
miércoles 28
12°
jueves 29
12°

Informacion util

Dirección

37150 Chenonceaux, Francia

Contactos

TEL: +33 2 47 23 90 07

Horario

    Abierto todos los dias desde 9:30 a las 16:30

Donde esta Castillo de Chenonceau

El castillo de Chenonceau se encuentra en el pueblo de Chenonceaux: está a sólo 2 horas en coche de París y a 40 minutos de Tours.

Alojamientos Castillo de Chenonceau
¿Buscas un alojamiento cerca de Castillo de Chenonceau?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Castillo de Chenonceau
Ver disponibilidad

Atracciones en los alrededores