Bretaña

Ille-et-Vilaine

Habitada por corsarios y aventureros, Ille-et-Vilaine es famosa por los pueblos de Saint-Malo y Dinard, el bosque mágico de Paimpont y las ostras de Cancale.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

Esta pequeña región tampón con Normandía fue durante siglos una zona tormentosa, azotada por corsarios, aventureros, pintores y mercaderes que tenían Saint-Malo como base y que hicieron famosas y ricas en esplendor las localidades costeras.

En el interior, en cambio, las grandes dinastías feudales construyeron maravillosos castillos-fortaleza que aún hoy salpican la campiña, como Combourg, Fougères y Vitré.

Viajando por esta zona podrás admirar bellos paisajes y sumergirte en el pasado mientras disfrutas de la deliciosa cocina marinera, recorres los mercados, exploras los bellos canales de Dinard y visitas los monumentos de Rennes.

Saint-Malo

Fundada como ciudad de corsarios con una antigua tradición pirata, ha conservado a lo largo de los siglos un marcado espíritu de independencia y autonomía beligerante, perceptible en las imponentes fortificaciones que sobresalen sobre el océano y que le dan un aire orgulloso y majestuoso. Desgraciadamente, sobre todo en los meses de verano, Saint-Malo está tomada por los turistas y la gran concentración de bares, restaurantes y cafés hace que su visita sea ruidosa y a menudo difícil.

A pesar de ello, el juego de las mareas, la espléndida situación de la fachada y el encanto del viejo mundo hacen que esta ciudad fortaleza sea asombrosamente bella.

El corazón de la ciudad es Intra-Muros, la ciudadela fortificada: debes perderte por las numerosas callejuelas para descubrir las vistas más pintorescas, donde encontrarás los lujosos palacios de los mercaderes, la catedral y las imponentes murallas.

Bosque de Paimpont

235380 Paimpont, Francia (Sitio web)

El antiguo y misterioso bosque de Paimpont, también conocido como Bosque de Brocéliande, está impregnado de leyendas que giran en torno a las figuras mitológicas de Merlín, el rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda.

La belleza de estos bosques, con sus pequeños lagos, arroyos, rocas cubiertas de musgo y piedras de formas curiosas, enmarca los cuentos mágicos que siempre lo han convertido en destino de peregrinación para los amantes del género y la fantasía.

Dinard

Dinard es una sofisticada ciudad balnearia, encantadora por sus acantilados circundantes y sus espléndidas residencias de época, hasta el punto de ser apodada la Niza del Norte: tan encantadora que los aristócratas ingleses la eligieron como destino favorito de sus vacaciones en el siglo XIX.

Para sumergirte un poco en este ambiente de antaño, basta con admirar las tiendas de rayas en las playas, los restaurantes y los elegantes paseos marítimos.

Rennes

Aunque la “capital” de Bretaña no es muy querida por los franceses, es una ciudad muy animada, con una arraigada identidad bretona, orgullosa y orgullosa, con un precioso centro medieval y una fuerte presencia de jóvenes y estudiantes.

El centro histórico de Rennes te ofrecerá todo el esplendor de la arquitectura medieval: el barrio que rodea la catedral de Saint-Pierre y la calle de la Psalette se conserva intacto desde el gran incendio de 1720.

Además de la ciudad medieval, hay una Rennes clásica, rica y majestuosa como el Parlamento de Bretaña, el ayuntamiento, los elegantes edificios de la calle Saint-Georges y la iglesia de Saint-Germain.

Cancale

Cancale, pintoresca ciudad enclavada en una hermosa bahía con forma de concha marina, es un paraíso para los amantes de las ostras. De hecho, si llegas a la ciudad con la marea baja, podrás ver las ordenadas hileras de criaderos de ostras que son el plato real aquí.

Todo aquí recuerda a este renombrado marisco, desde los numerosos restaurantes pequeños hasta los puestos de pescadores que sirven muchas variedades de marisco, pasando por el pequeño museo dedicado a ellas.

No te pierdas una visita a los puestos del puerto: aquí podrás degustar las ostras más frescas de toda Francia, grandes y carnosas, directamente de los puestos de los pescadores. Es una experiencia única no sólo para el paladar, sino también para tus ojos.

Dol-de-Bretagne

Dol-de-Bretagne está enclavado en una dulce campiña y es un pueblecito tranquilo, una base excelente para explorar los alrededores. Lo que hace especialmente interesante a Dol-de-Bretagne es su impresionante catedral gótica, una de las más bellas de Bretaña, que, con su enorme portal y su nave de 93 metros de longitud, encantará a todos los amantes del arte.

Para descubrir el carácter medieval de la ciudad, pasea por la Grand-rue y la calle Lejamptel, adentrándote en patios abiertos rodeados de hermosas casas con entramado de madera. Para dar un agradable paseo, toma el paseo des Douves, desde el que tendrás una magnífica vista del pantano de Dol.

Dos kilómetros al sur encontrarás también el mayor minhir de Bretanga, el Menhir du Champ-Dolent.

Fougères

Fougères es una ciudad medieval dominada por un imponente castillo-fortaleza con murallas almenadas, foso y no menos de 11 torres de tejado cónico desde las que podrás disfrutar de una espléndida vista.

No te pierdas un recorrido por el casco antiguo partiendo de la rue Nationale, pasando por la ciudad alta con el munucipio y la iglesia de Saint-Léonard y desde sus jardines hasta la ciudad baja, en el antiguo barrio de los curtidores y tintoreros, que utilizaban el agua del río y donde aún encontrarás casas de madera y una de las carnicerías más bonitas de Bretaña, una original tienda medieval. El paseo de la rue des Vaux a lo largo de las murallas también es muy bonito.

Para sumergirte en la naturaleza, dirígete al bosque de Fougéres, donde podrás seguir varios itinerarios a pie, desde uno que te llevará al descubrimiento de antiguos megalitos hasta el de antiguos castillos.

A principios de julio, la ciudad se anima con la Voix de Pays, con música en todos los bares y plazas de la ciudad.

Vitré

Este hermoso centro medieval te hará retroceder en el tiempo, en una inmersión en la historia gracias a sus pintorescas calles y su castillo de cuento de hadas. No te pierdas un recorrido por el casco antiguo, que milagrosamente ha permanecido intacto y posee un extraordinario patrimonio arquitectónico. En particular, merodea por la rue d’Embas, la rue Baudraire y la rue Notre Dame.

También merece la pena visitar el gran mercado de los lunes y el pequeño mercado de los vinateros, le panier du samedì, en la calle de la Poterie, los sábados por la mañana. Si tienes tiempo para desviarte, a unos 30 km al sur de Vitré puedes admirar uno de los monumentos megalíticos más fascinantes de la región, la Roche aux Fées, la roca de las hadas, una cámara funeraria de 11 metros de largo. Pide indicaciones porque no está bien señalizada.

Combourg

El romántico pueblo de Combourg puede ser un punto estratégico para visitar la suave campiña bretona, entre pintorescos pueblos e imponentes castillos. Como el castillo de Combourg, donde vivió el escritor Chateaubriand, que parece sacado de un libro de cuentos de hadas, con sus afiladas torres y su maravillosa posición sobre el río.

Además de la historia del escritor, merece la pena visitar sus magníficos jardines ricamente adornados con flores.

Castillo de Bourbansais

10La Bourbansais, 35720 Pleugueneuc, Francia (Sitio web)

Si te gustan los animales exóticos o viajas con niños, puede ser una parada divertida en el parque safari más bello de Francia, sobre todo porque está enmarcado por el espléndido telón de fondo del castillo de Bourbansais.

Además de visitar el parque de abril a septiembre, puedes disfrutar de espectáculos de cetrería y de una partida de caza simulada con 50 perros.

Bécherel

La ciudad, que domina el valle superior del río Rance, es una antigua fortaleza militar que conserva vestigios de las distintas épocas que marcaron su turbulenta historia.

El lino y el cáñamo hicieron la fortuna de Bécherel en los siglos XVI y XVIII. Hoy en día, este casco antiguo bien conservado y con un maravilloso patrimonio arquitectónico se ha convertido en la primera Ciudad del Libro de Francia y el centro está repleto de coloridas y originales librerías que merece la pena fotografiar.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Itinerario en Ille et Vilaine

Recorrido: 300 km | Duración: 3 días | Periodo recomendado: junio/julio

Este itinerario de 3 días te permite ver los mejores lugares de la región sin perder tiempo y sin perderte ni un rincón. Es ideal para quienes tienen que emprender un viaje largo y disponen de días limitados.

Te sugerimos que aproveches las magníficas oportunidades para pasear, relajarte en la playa o visitar los magníficos castillos.

  1. Saint-Malo
  2. Dinard
  3. Combourg – Fougères – Vitré – Castillo de Bourbansais (o Rennes)

Artículos relacionados

Saint Malo

Saint Malo

Llamada la ciudad pirata, Saint Malo encanta con su encanto pirata: un viaje en el tiempo con sus murallas, su ciudadela fortificada y sus vistas al mar tempestuoso.
Rennes

Rennes

Rennes es una animada ciudad con una arraigada identidad bretona, orgullosa y orgullosa: presume de un impresionante casco antiguo medieval con un increíble número de casas con entramado de madera.
Bosque de Paimpont

Bosque de Paimpont

El antiguo y misterioso bosque de Brocéliande está impregnado de leyendas sobre Merlín y el rey Arturo: robles centenarios, lagos de hadas, lugares druídicos y encantadores senderos forestales te esperan.
Cancale

Cancale

Este encantador pueblo bretón, con vistas a la Costa Esmeralda, es un paraíso para los amantes de las ostras, que se pueden degustar en la misma playa.
Dinard

Dinard

Estación balnearia que se hizo famosa durante la Belle Epoque, Dinard es una ciudad encantadora que domina las verdes bahías de la Costa Esmeralda.