Borgoña

Famosa por sus renombrados vinos, Borgoña ofrece un patrimonio único, rico en paisajes apacibles, ciudades históricas, abadías, castillos y pueblos con encanto.
Buscar Hoteles, Apartamentos y Casas
Buscar

Borgoña está situada en el centro-este de Francia y, tras la reforma administrativa de 2016, se fusionó con la región de Franco Condado, creando así la nueva Borgoña-Franco Condado.

Conocida por sus prestigiosos vinos, como el Pinot Noir y el Chardonay, Borgoña es depositaria de un territorio muy rico desde el punto de vista histórico y cultural: sus verdes valles están salpicados de bellos castillos y pueblos característicos.

Qué ver en Borgoña

Sin duda, Borgoña debe su fama a los prestigiosos viñedos donde se producen los mejores pinot noir del mundo. Pero esta encantadora región posee también un vasto patrimonio histórico y cultural, gracias a maravillosas ciudades de arte e historia.

Además, Borgoña, caracterizada por suaves colinas onduladas cubiertas de viñedos, cuenta también con paisajes variados de bosques encantadores, bosques misteriosos y cursos de agua que discurren junto a abadías, castillos y pequeños pueblos.

Dijon

Destino tentador para un viaje gastronómico y cultural, fabuloso para los aficionados a la historia, con sus casas de entramado de madera y su incomparable entramado urbano, Dijon es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Sigue el sendero de la lechuza y admira la antigua capital de los duques de Borgoña, descubriendo los rincones más fascinantes del casco antiguo completamente peatonal: iglesias románicas y góticas, antiguos palacios y calles medievales.

Te encantará el majestuoso Palacio de los Duques, el monumento más emblemático de la ciudad, que alberga el ayuntamiento acompañado por la torre Philippe le Bon, una atalaya del siglo XV desde cuya cima podrás admirar una vista panorámica de los tejados de la ciudad.

Pero Dijon es también la capital gastronómica y vinícola de Borgoña y te hará cosquillas en el paladar con sus buenos vinos y especialidades culinarias como los platos de mostaza, los caracoles en salsa, la crema de cassis, los postres de chocolate y el pan de especias.

Besanzón

El emblema de Besanzón es sin duda la famosa ciudadela Vauban, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que se extiende sobre 12 hectáreas en una cresta que domina el centro de la ciudad.

Admirable ejemplo de arquitectura militar del siglo XVII, la ciudadela está considerada una de las más bellas de Francia y ofrece maravillosas vistas desde sus murallas. Hoy en día, la Ciudadela alberga tres museos: el Museo Comtois, el Museo de la Biodiversidad y el Museo de la Resistencia y la Deportación.

Cluny

La ciudad medieval de Cluny es conocida sobre todo por su abadía, construida en 910: fue la abadía benedictina más poderosa de Occidente y aún conserva vestigios de su prestigioso pasado. Visita la Torre del Reloj, el campanario Eau Bénite, la capilla Jean de Bourbon, los edificios conventuales, el claustro y el antiguo Farinier, que ostenta capiteles finamente esculpidos.

También es maravilloso el pueblo medieval, todo por descubrir a pie, recorriendo sus estrechas callejuelas. No olvides subir a la cima de la Tour des Fromages, que ofrece una panorámica excepcional de la ciudad.

Hospitales de Beaune

42 Rue de l'Hôtel Dieu, 21200 Beaune, Francia

Construidos por el canciller Nicolas Rolin en el siglo XV, los hospitales de Beaune estaban destinados a acoger a enfermos, ancianos, indigentes, huérfanos e inválidos durante la devastación de la Guerra de los Cien Años y la epidemia de peste. Construidos en 1443, permanecieron en funcionamiento durante 116 años.

Estos edificios góticos, famosos por sus tejas esmaltadas y tejados policromados, son una verdadera joya de Borgoña: no te pierdas una visita a la gran y magnífica Sala de los Pôvres del Hotel-Dieu.

Auxerre

A las puertas de la región, Auxerre es sin duda la ciudad de arte más encantadora de toda Borgoña y, después de Dijon, tiene la mayor zona peatonal.

Las mejores vistas son sin duda desde la pasarela sobre el río Yonne. Tras visitar la catedral de Saint-Etienne, joya del arte gótico, y la abadía de Saint-Germain, te recomendamos que te pierdas por las callejuelas medievales del casco antiguo, en busca de vistas pintorescas y rincones que fotografiar.

La Charité-sur-Loire

La Charité-sur-Loire, situada en la ruta que siguen los peregrinos en su camino a Santiago de Compostela, tiene un pasado glorioso como ciudad floreciente en el comercio, rodeada de imponentes bastiones defensivos y guardiana de destacadas obras maestras de la arquitectura románica, como su priorato cluniacense. Este monasterio benedictino de la orden de Cluny, fundado en 1059, es, junto con su iglesia patrimonio de la UNESCO, un importante ejemplo de la arquitectura románica borgoñona.

Es encantador pasear por las típicas calles empedradas que acogen a artistas y artesanos, degustando las delicias de la pastelería del priorato, punto de referencia de los gourmets.

Autun

Ciudad de arte e historia, Autun posee un patrimonio excepcional, reflejo de una prestigiosa historia que comenzó hace más de dos milenios.

De hecho, en la ciudad se pueden visitar dos épocas: la antigua, con una docena de yacimientos arqueológicos como el antiguo teatro, el templo, las murallas y las puertas, y la medieval, simbolizada por la catedral de Saint-Lazare, una de las mayores obras del arte cluniacense, construida entre 1120 y 1130. Resplandeciente en su perfección arquitectónica, la catedral cuenta con una representación escultórica del Juicio Final en el tímpano, escenas bíblicas en los capiteles, la famosa “Eva” (expuesta en el Museo Rolin), todo ello obra del escultor Gislebertus.

Abadía de Fontenay

821500 Montbard, Francia

En el corazón de la naturaleza virgen de Auxois, te espera una abadía cisterciense impecablemente conservada, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La belleza de sus edificios románicos, flanqueados por admirables jardines, la convierten en un lugar excepcional donde reinan la calma y la serenidad. Es el lugar ideal para conocer el mundo de los monjes cistercienses y su concepción de la vida y la religión. De hecho, la abadía representa una ciudad ideal aislada en medio del bosque, completamente autosuficiente y dotada de iglesia, claustro, refectorio, dormitorio, panadería, fragua, huerto y granja.

A pesar de sus nueve siglos de historia, este majestuoso complejo ha conservado intactos todos sus edificios y ofrece el increíble espectáculo de su belleza y la pureza de sus líneas, todo en piedra blanca y ocre en el corazón de una exuberante vegetación.

Semur-en-Auxois

Encaramado en la curva del río Armançon, el pueblo medieval de tejados rojos se alza sobre un promontorio de granito rosa. Al atravesar las puertas de Sauvigny y Guillier, se descubre el encanto de las calles empedradas bordeadas de casas con entramado de madera, la elegancia de la colegiata gótica, la fuerza del torreón y las murallas que trepan por la roca y la pintoresca calle Chaude.

Llena de rincones con encanto, como el lavadero del Quai Baudon y el Chemin des Foulons, la ciudad de Semur-en-Auxois es una joya poco conocida.

Vézelay

Este pueblo del corazón de Borgoña irradia un aura religiosa desde el siglo XII, con la construcción de la basílica románica de Sainte-Madeleine, Patrimonio Mundial de la Unesco: un monumento de la Cristiandad, obra maestra del arte románico, magníficamente restaurada por Viollet-le-Duc en el siglo XIX.

Apodada la “colina eterna”, podrás admirar un paisaje bucólico que ha visto converger a peregrinos de toda Europa durante 1.000 años para venerar las reliquias de Santa Magdalena, antes de continuar hacia Santiago de Compostela. La basílica está rodeada de viñedos y casas renacentistas, calles empedradas, todo perfectamente conservado.

Avallon

Ciudad histórica a las puertas del Morvan, encaramada en un espolón de granito y rodeada de murallas, domina el magnífico valle de Cousin, rodeada de sus míticos jardines en terrazas cultivados desde el siglo X.

Protegida por grandes murallas, Avallon es una ciudad encantadora que cuenta con una serie de esplendores en su centro histórico: la colegiata de Saint-Lazare, cuyos orígenes se remontan al siglo VIII, la Torre del Reloj de 49 metros de altura construida en 1456 en el emplazamiento de la antigua puerta del castillo, las casas de los Señores de Domecy del siglo XV, típicamente borgoñonas, el granero de sal, las murallas y las torres de vigilancia.

Castillo de Tanlay

Rodeado de fosos y enclavado en un hermoso parque, el castillo de Tanlay es una de las residencias renacentistas más bellas de Borgoña .

Construido en los siglos XVI y XVII por la familia Coligny durante las Guerras de Religión, se convirtió en un importante lugar de encuentro para los líderes hugonotes. Particelli d’Hemery, superintendente de finanzas cercano al cardenal Mazarino, completó la obra construyendo el hermoso complejo que vemos hoy, con la ayuda del famoso arquitecto Le Muet.

Hoy, este edificio acoge a viajeros de todo el mundo, atraídos en particular por su galería de trampantojos, los frescos de la Torre de la Liga y su encantador jardín. Además, el castillo de Tanlay organiza regularmente eventos temáticos.

Castillo de Bazoches

13Château de, 58190 Bazoches, Francia

Rodeado de vegetación, el castillo de Bazoches guarda muchos recuerdos del mariscal Vauban. De hecho, el famoso ingeniero militar adquirió la antigua fortaleza medieval del siglo XII con una concesión de Luis XIV tras la toma de la ciudad de Maastricht.

Vauban realizó varias mejoras en el castillo: construyó una gran galería con vistas al valle e instaló los servicios de ingeniería que trabajaban bajo su égida. Es aquí, en Bazoches, donde se dibujarán los planos de las 300 fortificaciones diseñadas por Vauban para el Rey Sol.

Podrás visitar su despacho, su dormitorio, sus armaduras, su genealogía, la sala de los mapas en relieve: todo sigue impregnado de su extraordinaria personalidad.

Roche de Solutré

14Roche de Solutré, 71960 Solutré-Pouilly, Francia

Para los amantes del senderismo, la equitación o el ciclismo, la Roche de Solutré es un lugar de visita obligada en Borgoña.

No sólo está repleto de senderos señalizados, sino que también ofrece un panorama excepcional de los viñedos de la región. Los amantes de la prehistoria pueden visitar los numerosos yacimientos de La Roche.

Parque Natural Regional de Morvan

15Lieu-dit, Les Petites Fourches, 58230 Saint-Brisson, Francia

La región de Morvan es una tierra de agua y verdor que encantará a los excursionistas bucólicos y a los amantes de los deportes de aventura.

En el parque se puede practicar piragüismo, rafting o simplemente bañarse en las frías y misteriosas aguas de sus cascadas. De hecho, el Morvan tiene nada menos que 6 grandes lagos artificiales: el lago de Pannecière, Crescent, Saint-Agnan, Chaumeçon, Chamboux y el más conocido, el lago de Settons, muy popular y utilizado para deportes acuáticos, excursiones y paseos en barco.

Castillo de Guédelon

16D955, 89520 Treigny-Perreuse-Sainte-Colombe, Francia

Desde hace más de 20 años, en el corazón de Puisaye, casi en las afueras de París, tiene lugar una aventura extraordinaria: la construcción de un castillo fortificado con métodos del siglo XIII. Una fantástica obra medieval que ha movilizado a unos 50 artesanos: canteros, albañiles, leñadores, herreros, alfareros, ceramistas, escultores, todos trabajando con técnicas antiguas. De hecho, en el castillo de Guédelon no hay generadores eléctricos ni maquinaria moderna. Equipos de arqueólogos, historiadores y artesanos se esfuerzan por reproducir los métodos que se utilizaban en el siglo XIII.

La visita a este castillo es realmente insólita: te permitirá realizar un auténtico viaje en el tiempo, donde podrás conocer y hablar en directo con los obreros y artesanos en acción, que compartirán contigo la maravillosa aventura de los constructores de la Edad Media.

Mapa

En el siguiente mapa puedes ver la ubicación de los principales lugares de interés de este artículo

Vinos de Borgoña y rutas del vino

Mucho más que una simple bebida, el vino en Borgoña forma parte de una auténtica cultura: está en el origen de muchos paisajes, tradiciones, pequeñas y grandes historias.

Esenciales e inimitables, los grandes vinos de Borgoña deben su reputación a la riqueza de sus terruños, a la pasión de sus gentes y a sus cepas emblemáticas: Chardonnay, Pinot Noir, pero también Gamay y Aligoté. Borgoña cuenta con 30.000 hectáreas de viñedos, cinco regiones vinícolas y 84 prestigiosas denominaciones de origen.

Por tanto, es imposible visitar Borgoña sin probar una cata de vinos, una de las mejores experiencias que se pueden vivir en esta maravillosa región. Por eso se han diseñado 6 rutas turísticas para conocer toda la región a través del descubrimiento de sus vinos blancos, rosados y tintos.

Hay muchas formas de sumergirse en el corazón de los viñedos: puedes elegir rutas a pie, en bicicleta, en coche, para explorar estas tierras, admirar paisajes soberbios y comprender dónde nacen los grandes vinos de Borgoña. Los más aventureros también pueden probar fórmulas originales, como un paseo en patinete eléctrico todoterreno, un vuelo en ultraligero o a bordo de un globo aerostático.

La Ruta de los Grandes Crus

Es la ruta del vino más antigua de Francia. Con esta ruta nació una nueva forma de viajar: el enoturismo, una forma de turismo local basada en el descubrimiento de las regiones vinícolas y sus producciones.

Siguiendo esta ruta, te detendrás en 37 pueblos y 2 ciudades legendarias, Dijon y Beaune. Descubrirás el lado oculto de la tradición vinícola de Borgoña y probarás los vinos tintos, blancos y rosados que la hacen famosa. La Route des Grands Crus representa 60 kilómetros de revelaciones y delicias olfativas.

La Ruta del Crémant

Al norte de la Côte-d’Or, las vastas extensiones y los verdes paisajes del Châtillonnais hacen que esta ruta sea realmente interesante: sus 120 kilómetros atraviesan los 23 municipios clasificados como AOC Crémant de Bourgogne.

Tienes la oportunidad de visitar algunos lugares vinculados al vino y a la historia local: el famoso Trésor de Vix en Châtillon-sur-Seine, el centro vinícola de Ampélopsis, el castillo de Montigny-sur-Aube.

La ruta turística de los Grandes Vinos

En el corazón del territorio Chalonnaise, descubrirás un viñedo que se remonta a la Edad Media y a los monjes cluniacenses.

En esta zona, degustarás los famosos vinos tintos de Rully o Mercurey. Sin olvidar los vinos blancos, entre ellos el famoso Givry, que habría sido el vino favorito de Enrique IV.

La ruta de los vinos Maconnais-Beaujolais

A sólo 1 hora de Lyon, puedes seguir esta ruta turística que te llevará al corazón de zonas ricas en denominaciones regionales muy variadas. Mencionemos el conocido Beaujolais o el famoso Pouilly-Fuissé, un vino blanco seco de sabores delicados y sutiles.

Esta ruta del extremo sur de Borgoña revela a veces un clima con acentos meridionales que huele a vacaciones de antaño.

La Ruta de los Viñedos del Yonne

Esta ruta te permite escapar del ritmo frenético de París y regenerarte entre naturaleza, viñedos y ríos.

Tus papilas gustativas y tus ojos se sorprenderán con la diversidad de sabores y paisajes de la Route des Vignobles de l’Yonne, una ruta turística que comprende cinco circuitos por los diferentes viñedos de Icaun y está salpicada de lugares históricos y culturales.

La Ruta de los Viñedos de Pouilly-Sancerre

Hay una parte de Borgoña que discurre por la orilla derecha del Loira.

Este circuito te llevará a la tierra de los viñedos de Pouilly-Fumé y Pouilly-sur-Loire, producidos con uvas Sauvignon y Chasselas respectivamente.

Borgoña en otoño

Borgoña posee un paisaje bucólico y encantador en todas las estaciones del año, pero hay un momento en el que despliega todo su encanto y belleza en su máximo esplendor: el otoño.

En efecto, en otoño, los paisajes de Borgoña se visten con sus mejores galas. Con la llegada de las primeras brumas y los primeros fríos, los viñedos de la Ruta de los Grandes Crus se iluminan con colores increíbles, creando un mosaico sublime como en el Morvan, donde los valles adquieren tonos anaranjados ardientes. Bosques, colinas, montes, paisajes y viñedos se cubren de vegetación anaranjada y las ardientes puestas de sol te emocionarán.

Además, en el calendario otoñal de Borgoña, la vendimia comienza entre finales de agosto y principios de septiembre: los viñedos se pueblan de trabajadores que, armados con cestas, las llenan de uvas maduras mientras caminan entre las hileras llenas de racimos. Algunas fincas ofrecen la oportunidad de participar activamente en la vendimia y la recogida de la uva.

Tampoco hay que perderse los numerosos eventos musicales y festivales, como la legendaria Venta de Vinos de los Hospicios de Beaune, la Musique au Chambertin, el Festival Djazz Nevers, la feria Livres en Vignes en el Château du Clos de Vougeot.

Incluso en la mesa, el otoño ofrece las sorpresas más inesperadas. Con sus 28 chefs con estrella, Borgoña brilla en la escena gastronómica durante todo el año, pero en otoño los platos ofrecen los sabores más increíbles: la mesa acoge trufas y setas que despiertan las papilas gustativas, igual que las uvas recién vendimiadas.

Cómo llegar a Borgoña

Borgoña tiene una situación estratégica, y algunas de sus principales ciudades se convierten a menudo en escalas para los turistas que viajan al Valle del Loira, Normandía, Bretaña, París o Disneylandia: una gran oportunidad para regalarte una escapada gastronómica y enológica antes de llegar a tu destino.

Vuelos a Borgoña

Los aeropuertos más cercanos a Borgoña, que ofrecen conexiones directas con España, son sin duda los de la capital francesa, como el aeropuerto internacional de París Orly, París-Charles de Gaulle, París Beauvais, que están a 3 ó 4 horas en coche de Dijon.

También puedes considerar la posibilidad de aterrizar en el aeropuerto de Lyon Saint Exupéry, a 2 horas en coche de la capital de Borgoña, o en el aeropuerto de Estrasburgo, también a 3 horas y media de Dijon.

En coche

El fly&drive es una excelente opción , aterrizando por ejemplo en París, donde puedes alquilar un coche directamente en el aeropuerto y luego continuar tu viaje a Borgoña. Calcula que la distancia entre París y Dijon es de unos 330 kilómetros que se recorren en 3 horas en coche por la autopista A6.

En tren

Si te gusta viajar en tren, puedes aprovechar la red de TGV: muchas ciudades de Borgoña están servidas con rapidez y frecuencia por conexiones que salen de París. Así, puedes elegir entre varios trenes TGV diarios desde el aeropuerto de Roissy Charles de Gaulle y desde París, desde la estación Gare de Lyon.

La red de trenes rápidos TGV llega rápidamente a varias ciudades de Borgoña, además de Dijon: Montbard, Le Creusot – Montchanin – Montceau-les-Mines, Mâcon-Loch. Una vez que hayas llegado a estas ciudades, podrás continuar en trenes interregionales hasta los principales centros turísticos de la región.

Donde esta Borgoña

Borgoña es una vasta región del centro-este de Francia situada entre el valle del Loira, Auvernia, Ródano-Alpes y Alsacia.

Alojamientos Borgoña
¿Buscas un alojamiento cerca de Borgoña?
Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Borgoña
Ver disponibilidad

Artículos relacionados

Dijon

Dijon

Dijon es la capital de Borgoña, meca de los gourmets y de la gastronomía francesa, con un rico patrimonio histórico y cultural para descubrir a pie.
Auxerre

Auxerre

Auxerre encanta a los visitantes con su centro histórico, con sus pintorescas y coloridas casas de entramado de madera y sus estrechas calles adoquinadas de origen medieval.
Besanzón

Besanzón

Patrimonio de la UNESCO por su poderosa ciudadela fortificada, Besanzón es una ciudad de arte y cultura, famosa por su tradición relojera.
Cluny

Cluny

Sede de la mayor abadía benedictina de Euroapa, Cluny conserva todo su encanto medieval gracias a su rica arquitectura rodeada de viñedos.